Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
cmm oeL miu El pastor, lánguidamente, con la cayada en los hombros, mira cantando los pinos del horizonte brumoso, y el reba o soñoliento levanta nubes de polvo y hace llorar sus esquibs bajo la luna de oro. En la aldeíta del valla tiembla el humo blanco; todo lo que era alegre al sol, sueña no sé qué amores llorosos. Si pasaran por el rio unos novios melancólicos, habría lágrimas tibias y secretas en sus ojos; y el paisaje les diría su dulce pena de novios, en la penumbra que dora el plenilunio de otoño. Flota el humo blanco; el vallo se ha quedado triste y solo; las esquilas van llorando bajo la luna de oro. sg. l í f t