Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
cenador blanco es el lugar c- n que se les sirve, dejándose la serré para el alto séquito. Del salón últimamente mencionado se pasa también, atravesando un vestíbulo colgado de ricos tapices flamencos, á la regia escalera interior, de nogal tallado, labrada según dibujos del difunto marc nés de Cubas, y cuyas paredes cubren desde el zócalo al techo ricos tapices que representan escenas del Quijote. E n el piso principal se abren unas á continuac i ó n d e otras y formando ángulo, grandiosas estancias: el salón verde con su antesala, el amarillo, el de baile y el rojo. Todos ellos encierran grandes riquezas artísticas. En todos ellos el decorado y el mueblaje están en la más perfecta armonía, dando al conjunto riguroso carácter. El salón verde, amueblado á la moderna, encierra un magnífico billar de caoba y bronce dorado, al que sirve de cobertor un riquísimo bordado árabe. En torno pueden admirarse tibores japoneses, vitrinas llenas de objetos artísticos y cuadros con las firmas de Giordano, Bassano, Tiéppolo, Murillo, Bercliem, Drouai. ssie y otros. Uno de estos ctiadros representa en hábito de Templario á D. Ramón de Cerbellón, hermano del decimocuarto barón de este título y Maestre del Temple en Aragón y Cataluña, muerto en 1214 á vuelta de una embajada al Papa. El salón amarillo, que ocupa un ángulo del palacio, es del más puro estilo Luis XV. Las caprichosas guirnaldas, roleos y filetes, cuyo oro brilla sobre fondo blanco en las paredes; las pinturas de niños y flores, que llenan el techo y los medallo- a ítl RETRATO DEL DUQUE DE FHRXÁN- NÚXEZ, POR GOTA k? iMÍ nes de las sobrepuertas; las sinuosas líneas del mueblaje de la época; su rica talla dorada; las encendidas rosas que exornan la tapicería amarilla de los muebles, recuadros y cortinajes; todo evoca los galantes tiempos en que la bella stí- falda cogía con dedos de ninfa bailando el miiuie, y de los compases el ritmo seguía sobre el tacóii rojo lindo y leve el pie. SILLA D E M. A. NOS DF. L SIGLO XVIII Del mismo estilo es el decorado del salón de baile. arguísimo, con grandes ventanales que se abren sobre la adyacente galería, tapizado de rico damasco amarillo, con enormes arañas de fina cristalería, y pavimentado por un hénnoso mosaico de maderas. Estos salones, cuyo decorado fué obra de monsieur Ombrecht, se inauguraron en 1863 con un brillante baile de trajes al que concurrió Doña Isabel II, y cuyas fotografías se conservan en un álbum en el salón amarillo. El salón siguiente, decorado análogamente á los anteriores, es pequeño, de carácter más íntimo. Su tapicería es roja y en sus paredes penden grandes retratos de familia, el Conde de Cerbellón en 1739, en hábito del Toisón de Oro; dos niñas de mediados del siglo xviii; el duque y la duquesa de Fernán- íúñez, por Goya, y el último duque y la actual duquesa, por Rosales. Al lado de esta serie de salones corre, formando también ángulo, una espaciosa y severa galería interior, á cuyas paredes da su tono obscuro el nogal, y cuyos recuadros y sillería tapiza rico auousson de color rojo apagado. Lúcense en esta doble galería cuadros de Tiziano, Del Sarto, Sassoferrato, Marimos, Kessel, Por-