Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ftj: do las vacaciones, unos versos dedicados á su madre. Los versos están escritos en francés, y la pobre anciana, que apenas sabe leer, y que en su vida sólo oyó hablar el idioma que se habla en Provenza, no los entiende. El chico se desespera, mas el amor filial le sugiere una idea luminosa: la de ennoblecer la lengua provenzal que desde las alturas trovadorescas había caído al fango de la vulgaridad en boca de aldeanos, posaderos y gentuza tabernaria. Y el humilde mozo, cajista de imprenta primero; después corrector de pruebas; luego pasante de un colegio; maestro de escuela más tarde; en fin, librero y editor de libros provenzales, logra, á fuerza de voluntad enérgica y de amoroso entusiasmo, realizar el m. ilagro de hacer revivir un idioma casi muerto, convirtiéndole en instrumento de una poesía delicada y suave, coronada como reina de osfelibres ó poetas provenzales en 1885. La fotografía nos la representa vistiendo el traje de las aldeanas provenzales, con una cesta de moras bajo el brazo, viva imagen de la poesía campestre y familiar, de reducidos pero honrados ideales. Pero José RoumaníUe era p o c o poeta para tamaña obra; la fe superaba en él con mucho á la inspiración. Ayudáronle sus paisanos, y en breve de toda la región provenzal fueron saliendo nuevos trovadores que engrandecieron la obra realizada. La poesía bucólica y aldeana no hubiera conseguido el triunfo ni iniciado un movimiento literario importante. Hacía falta un poeta amoroso, y éste fué Teodoro Aubanel, á q u i e n s e l l a m ó el Petrarca provenzal. Como Roumanille, era Aubanel un hombre de clase humilde, nacido en