Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
KlvIA. DANZARINA DK GABKS J POVATJA en el muTo de inAnnol tras el cual se alionda el mar. EHa cspcr i líi liora del hnile, mientras á sus oídos llegan rumores del festín, risas acudas de mujeres, sonoro linlinear de áureas cráteras, discreteo de conversaciones qwc mosconean snbre la perenne vibración melúdica de las lira Cuantío el día aj onicc y tiemblen las ardientes lenguas de las lámparjis. Elia dan tará ante los invitados, Sn d a m a es el atractivo del banquete, pues los romanos, ahitos de todo goce, no se íian bastíado aún del que les procura la ligereza, la gracia y el fuego de los bailes de Elía. Mientras llet, a el instante de su triunfo, la danzarina reposa perdiéndoíie cu recuerdos de la patria ausente, de la infancia pasada. Se ve niila, niña jugnelona, alegre, traviesa, aprendiendo á hadar por el niismn natural insliulo que empuja al vuelo á las palomas y á las pintadas mariposas. Elia bailaba á todo instante, en todo sitio. Su danza recorria Gadcs entera. La niña bailó en las calles entoldadas, estrechas y frescas, sobre las Ifsas del puerto, entre cjiscaras de granadas y relucientes pescados. Sus pies ágiles luoMedronse en la arena apretada de las playas y rcbolaron en los montes sobre elásticas matas de tomillo. Baíld en el íuislerio de la hora crepuscular, á la lu? de plata de la luna, al refulgir abrasador del mediodia; bailiS por un puñado de dátiles, por una naranja, por tina moncdilla de bronce, por un mego, por una caricia; bailó, en fin, sin que nadie la pagase ni la contemplara, por satisfacer su anhelo de cabra triscadora, Y Elia suspira al pensar en aquellos libres goces de sn niñez. Su maestro la llama. Llegó el instante, y mientras Elia corrige la armonía de los pliegues de su túnica asegura los crótalos en la mano, hace sonreír á los ojos y ch, i5 car ágilmente los bucsecillos délos pies, piensa con tristeza que su daniía. nacida al aire libre, ante el mar inmenso, va á revolar en la sala del festín con los giros tristes de un ave cautiva, fiL URicnj LÓ: HZ ROBERTS