Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA F LSTA DtL 5 Wrr; 0 íin ORC EN ROMA 1 i A FT s una fiesta pagrv na que durante ír siglos y siglos viene celebrándose cristianamente por el pueblo y por la aristocracia de Roma. Es algo así como una de nuestras más animadas y clásicas r o m e r í a s una alegre y hermosa fiesta en que grandes y chicos se confunden para celebrar con flores, canciones y tal cual b o r r a c h e r a y éste ó el otro exceso el fin de la primavera y el imperio y poderío inmutable de Amor, del que el poeta más cristiano y más grande de Italia dijo: Roma transitan á pie hasta llegar a l a s cercanías del viejo templo, en el camino de la antigua Alba: todo el que tiene un coche le engalana y adorna con f l o r e s y la competencia se establece en esto y en el arte de g u i a r H a y quien conduce, entre gritos de algazara y júbilo, un tronco de ocho y aun de diez caballos, h a c i e n d o restallar larguísima fusta, y hay quien, poseyendo s ó l o un birlocho ó tartaneta, le cubre de flores con tan buen arte, que coche y caballo no parecen sino un verjel vivo y semoviente. Saliendo á las afueras se pierde la altiva gravedad y el empaAmor che irniove I Solé e l aüre sielle, que un poco serio propio de las ciudadanas y de los ciudadanos de Roma. Todo el mundo ríe, poniendo con este admirable verso fin á su obra maestra La divina comedia, como dando á enten- chilla, se propasa, y parece que los aires repiten entre el general bullicio tanto y tanto hermoso der que la última palabra y el último pensamiento de quien tamaña epopeya escribió, al concepto poético dedicado al Amor por los grandes poetas italianos. Amor debían consagrarse. Alegres caravanas de vecinas y vecinos de W. B v el