Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
fo, y no ya como un presuroso y atortelado turista que va sujeto á la esclavitud de la fonda, del ferrocarril y del Baedeker, sino como u n gran señor, dueño absoluto del barco de guerra en que navegaba como en una casa propia flotante, administrando el tiempo y el espacio según su antojo. Así es posible, así es fácil y placentero componer libros de apacible y regocijante lectura, cuando ni el tiempo, ni el lugar, ni las urgencias de la lucha diaria conturban y achican el espíritu. Fierre Loti ha explayado su vista p o r los mares y las montañas, h a visto la nube de humo qtie corona el Hecla en Islandia y las nieves que cubren la calva cónica del Fusiyama en el Japón; h a acampado en la tienda del árabe sahariana y en la vivienda lacustre del niaorí ó del dayak de Nueva Zelanda; h a cogido en los templos indios la imagen sagrada de Ganesa, el de la testa de elefante, y en las pagodas chinas el orondo Budlia, bizco y reposado, y en las mezquitas musulmanas el precioso azulejo y el pebetero lleno d e extraños aromas. Así, en su casa tiene la pagoda y la mezquita y el templo japonés y la armería medioeval, y cada uno de estos aposentos alhajados con riquezas innumerables, todas auténticas y legítimas, adquiridas por el dueño en los sitios donde se producían ó s e conservaban, es para el artista u n a y x MIÍZQUITA MÜSUI- MANA TM. 4 v V j, -V -4, í y. í: ¿S í -i C- i y v. k J Mí f í i í S K S M J j l M I I W H B l- t MJ l J 1 t B P M i: i- S- -X C h -w! ...TM. -i. H, Hl -Tif. fl iJ m 1: 5 i f í S 4 tí t i l -f Pl- i f 1 f f J rr. V f m í w- w 9 á i perfumada caja, u n acervo ó depósito de sensaciones pasadas, u n a mma de provechosas sugestiones, porque de nada sirve el ver las cosas, el recibir la impresión directa de la realidad, si no h a y medio y manera de hacerla revivir á su debido tiempo, cuando el choque con los colores y los ruidos y los matices y los perfumes h a perdido la violencia y adquieren la necesaria vaguedad los términos al esfumarse en la memoria. Por eso muchas veces n o sirven de nada los apuntes tomados sobre el terreno. L a impre. sión que recogemos hoy, Dios sabe cuándo podremos aprovecharla. El poderoso que tiene la facultad de sentirse musulmán ó japonés ó indio ó caballero de las Cruzadas sin más trabajo que el de trasladarse de u n a á otra habitación de su palacio, cual lo hace lyOti, ¿qué r i v a l e s puede temer? Sonriamos, pues, cuando se nos habla de la superioridad de los literatos franceses. Convenzámosnos de q u e no es intrínseca, sino extrínseca. L a dan el medio, la riqueza, la cultura, la inmensidad del público á quien se dirigen, la variedad enorme de recursos y medios de acción, y sobre todo la estimación personal, la atención, el mimo de que se rodea á todo el que tiene la inenarrable dicha de nacer literato en Francia. W. B. FOTOGRAFÍAS MONTASTIBR PAGODA CHINESCA