Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JLCTXJJLLIIDJLIDKS pDMUNDO Rostand, el celebrado y popxilarísi mo poeta de Cyrano de Bergerac y de L aiglon, ha ingresado en la Academia francesa, recibiendo con ello la consagración más codiciada á los méritos que el público reconoció hace mucho tiempo, y que después una crítica reparona y nimia ha puesto en tela de juicio, como si fuera tan fácil dominar al público del teatro hoy día sin presentarle abstrusos problemas filosóficos ni extrañas y enigmáticas alegorías. Rostand, por más que muchos críticos le traten con escasa consideración y hasta en tono de menosprecio, es el autor favorito de la mayoría, y aun cuando no podamos admitir como seguro el principio del sufragio universal en materia de arte, tampoco hemos de negar que la opinión MAD. ROSTAND EN EL JARDÍN DE SU VILLA EN CAMBO favorable á Rostand no se ha formado tan sólo en Francia, sino que ha sido corroborada en el Extranjero. El gran poeta, cuya salud es en extreMR. EDMUNDO ROSTAND HABLANDO EN SU J. ARDIN CON EL ACTOR DE MAX mo delicada, pasa lo más del año en una magnífica quinta que posee en Cambo, cerca de Bayona. Allí trabaja, acompañado, ayudado é inspirado por una musa de singular y delicada belleza y de talento extraordinario: por Mad. Rostand, modelo perfectí. simo de lo que debe ser la mujer de un artista. VTuEvo y magnífico triunfo ha obtenido el ilustre Santos- Dumont en las pruebas últimamente verificadas con su globo núm. 9. TcLoy día es un hecho indudable que en los días de calma Santos- Dumonl puede dirigir su globo por donde quiere, pararse en el sitio y á j, altura que previamente se haya propuesto y evolucionar con facilidad y ligereza en todas direcciones. u n a de las espectadoras más entusiastas de dichas pruebas fue la reina Natalia de Servia, grande admiradora de Santos- Dumont, á quien felicitó regocijadísima, según puede verse en nuestra fotografía. Pocos días antes habíanse verificado también pruebas bastante satisfactorias con el globo dirigible Leianí y. I os parisienses, á quienes no inspira gran simpatía Santos- Dumont por la enérgica actitud que adoptó con motivo de incidentes desagradables ocurridos en sus tiltimas pruebas, se empeñan en abultar el triunfo de Lebaudy; pero el mundo entero confía en el ilustre inventor brasileño SANTOS- DUMONT Y LA R E I N A N A T A L I A DK SERVIA FOTOGRAFÍAS CHUSSEAU- FLAVIENS