Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JIMÉNEZ AP ANt) A P N T R A D O en la edad madura, pero lleno aún de vida y de inspiración, h a muerto este insigne artista sevillano, cuya pérdida priva al arte español de uno d e s ú s más castizos cultivadores. D. José Jiménez Aranda no era quizás el mej or pintor de la actual escuela sevillana, porque no siempre el sol puso sus rayos en la paleta del maestro; pero pocos, quizás ninguno le aventajó en la corrección y soltura del dibujo, en la gracia movible de la línea. Nadie ha olvidado la revolución que en. la pintura oficial, de Exj osiciones, causó Jiménez Aranda al volver de París y ganar primera medalla, no 3 a por voto del Jurado, sino por unánime aprobación del público entero, con un cuadrito de- poco más de un metro de anchura, que representaba treinta ó cuarenta transeúntes parisienses arremolinados juntó a u n andamio del cual acababa de caerse un albañil. PCí gVMOSy coloristas ó chafarrinistas rabiosos dijeron que aquello era frió. Otros académicos partidarios de la pintura de historia por kilómetros cuadrados, aseveraron que el asunto era vulgar, callejero, basto. Desde entonces, la mayoría del público se desengañó, y que no le vayan ya con pintura de ópera italiana ni con figurones históricos. Pero la obra magna del gran maestro son sus ilustraciones al Quijote. En ellas unió todo el vigor de la juventud con toda la experiencia de la vejez. Cervantes hubiera reconocido en el Sancho, 1 cura, el barbero y los demás personajes de Jiménez Aranda, á los suyos propios. RETRATO D E D JOSÉ JIMÉNEZ ARANDA P I N T A D O POR ÉL MISMO ILUSTRACIÓN D E EL CAPITÁN M O N T O Y A í D E ZORRILLA, POR JIMÉNEZ ARANDA F O T ARF. NJO