Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
de la Capilla ó a g a s a j a i á la i m a g e n de la Virgen que hay en el invernadero. Todas las beatas, en la actualidad c a t o r c e s o l a m e n t e reconocen la autoridad de una, la Gran Dama, á quien eligen por t r e s años. Para e n t r a r en el Beaterío, hacen falta cuatro años de noviciado al lado de la Gran Dama, al cabo de l o s c u a l e s se pronuncian los votos, excepto CUIDANDO EL JARDÍN el de pobreza, ante el obispo de Brujas, h s be guines no se llaman hermanas ni madres como las moiíja. s, sino señoritas, y conservan sus nombres y apellidos. Han de poseer una renta de dos mil quinientos francos para mantenerse, cuidar su casita y sus flores, pagar á la sirviente y vestirse, puesto que todos cuantos trabajos de aguja hagan, los realizan sin idea alguna de lucro ni competencia industrial. Las beatas del lago de Amor se levantan á las cinco de la mañana. A las seis oyen misa en el coro, y en lo demás del día rezan las horas canónicas. La regla no tiene severidad alguna, ni las prohibe ocuparse en la administración de sus bienes y en los asuntos de familia, recibir visitas y salir de paseo por parejas, volviendo á la hora marcada para recogerse. En cambio, tampoco les permite adornar sus habitaciones con ningún objeto que represente lujo ó siiperfluidad, ni alfombrarlas, ni empapelarlas: son verdaderas celdas ó aposentos de c a s a solariega española. El traje de casa es el mismo que llevaban las beatas en el siglo XIII, y la cofia de muselina blanca rodea los rostros de una aureola que simboliza muy bien la paz de aquellos espíritus sosegados. ¡Felices ellasl En m e d i o del ardoroso é infatigable tráfago mercantil á que hoy está entregado el país flamenco, el suave retiro del lago de Amor viene á ser c o m o el perfume que EL T É EN UKO D E LOS INVERNADEROS DEL BÉGUINAGE aún delata que por allí pasaron los hidalgos españoles, si grandes en la acción, mayores aún en la soledad. iVv 3 a xi. V. Ü lu, o i. v. iii J. F O T O G R A F Í A S DE LA VIB UHUREUSS VArflji.