Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CUADROS MADr? ILENOS LOS ABONADOS DEL RETIRO T íAS pasados, paseando por el Retiro, nos decía uno de los médicos extranjeros concurrentes al Congreso Internacional: -Me parece que los compañeros médicos de Madrid exageran bastante cuando hablan de las malas condiciones higiénicas de la capital, a usted, vea usted cuántos niños hay aquí hermosos, sanos, robustos 5 alegres, jugando al aire libre en un sitio sano y soleado. Supongo yo que en los demás barrios de Madrid habrá algún otro jardín como éste. No quisimos sacar de su dulce error al extranjero: el patriotismo y la negra honrilla nos vedaban decirle que así como en Madrid no hay, según la frase de D. Miguel de los Santos Alvarez, más que veinticinco duros que andan rodando de unas manos á otras, así tampoco hay más de ciento cincuenta á doscientos niños sanos y alegres á quienes emos todos los días en el Retiro. A los demás niños de e. sta población de medio millón de almas no se les suele ver en parte alguna... aunque bien se adivina á muchos de ellos dentro de esas cajitas blancas que en aterradora procesión suben todos los días camino de las Ventas... Hermosos, alegres, encantadores son los alionados del Retiro, pero son pocos, muy pocos, y como á los abonados del Real ó de la Comedia, á los dos días se les conoce á todos. Nosotros, aunque nos esté mal el decirlo, tenemos excelentes y sólidas relaciones de amistad con los susodichos abonados de nuestro únicopaseo infantil. Nos parecen mucho más apreciablesque los asídtws de los teatros, de los Casinos, del Ateneo y del Congreso, y no porque creamos, como se pensaba antes, que los niños son dechados de inocencia y de candidez; error destruido por todos los modernos autores de Psicogenesia, sino porque siendo tan egoístas, tan tiránicos, tan voluntariosos, tan avaros y tan mezquinos como los grandes, al menos los chicos no tienen la picardía de disimularlo. F O T O G D E 1. A L O N S O