Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IDA BObSA DE MADP ID p 7 L palacio de la Bolsa y el del Ban co tienen distinta arquitectura, porque tienen también distinto espíritu. El Banco es una losa de enormes proporciones, que pesa á un tiempo sobre el paseo del Prado y sobre la nación. Ea Bolsa es un hermoso edificio de líneas serenas y monumentales. Está abierta á los cuatro vientos para que entre y salga la ft- rtuna como en su casa. Ea planta es irregular, y el interior tiene más simpatía que grandeza. Es lo que debe ser una Bolsa madrileña donde se pierde todo y se gana todo en confianza donde llega la riqueza para unos, y para otros el desastre sin ninguna solemnidad, como en familia. Para nosotros los profanos, la Bolsa es la cocina en que se guisan los millones. Salen de la derra, atraviesan montes y mares, y allí van á zambu- SAI. Ó DE CONTRATACIOXKS llirse en la cartera de un agente colegiado. Play muchos que los esperan y que van á buscarlos todos los días, atravesando el Prado y entrando de dos á tres por la puerta de la calle de Juan de Mena. Para ellos el salón de contrataciones es el campo de batalla. La consulta á los bien informados, el secreteo en los pasillos, la persecución del pez gordo que descubre su juego en el parquet, la alarma, el pánico... Son dos lloras de fiebre bajo la presidencia inexorable del reloj central, que se alza sobre su pilar de mármol indicando que el tiempo no se detiene y va derecho al fin de mes. En el corro grande alrededor del parquet, en que se mueven los agentes, aparecen todos los días los héroes de las novelas de Balzac, los dueños y las víctimas de L Argent Junto á los bolsistas y á los que por iv S w 1 ír 353 H ÍHR J K I 1 B JUNTO AL PARQUET