Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IDA SÉMAHA PASABA rHONTÓN DIO LA BIBLIOTECA NACIONAL. OBRA DE AGUSTÍN QUEROL F O T PÓRTELA K N el número anterior hablábamos de la lenta f ero continua desaparición del enorme andamiaje que se colocó en la fachada de la Biblioteca para elevar el frontón en mármol modelado por el insig ne artista Querol. Representa este frontón, en veintidós figuras de dos metro- í v medio de altura, la Paz coronando á la Agricultura, la Industria, el Comercio, las cinco Bellas Artes, la Historia, la Jurisprudencia, la Teología, la Filosofía, la Astronomía, las Matemáticas, la Geografía, la Química y la Medii: ina. En el vértice del tímpano se alza la estatua de España, y en las acroteras las figuras del Genio y el Estudio. Es muy curioso lo que nos dice Querol acerca de esta magnífica obra suya. Aun á riesgo de pasar por indiscretos, copiamos las palabras del gran artista catalán: sEa obra escultórica del frontón- -dice- -se me dio previo concurso 3 por el precio de 160.000 pesetas, entendiéndose por este precio colocadas en su sitio todas las figulli -MJ BffR labradas en mármol blanco de l nr HH ílaB pS primera clase... Al tomarlo yo, no w j- -JH 51 Í- previ el gran coste del traslado de ios enormes bloques de mármol des I M l de Carrara á Madrid, y mucho me. -S I I B nos el quebranto de los giros sobre el Extranjero por razón del precio ¿jftjP S IjJfcjrgi SB Bi ft del oro. Hube de hacer esos giros w M m áSSttB desde el año 1895 al 1900, y por ellos Jüi jH H Bk pagado desde el 40 al 110 por 100; así que, sin contar mi trabajo personal la obra del frontón me cuesta L A RECEI- CIÚN EN TALACTO. MÉDICO MILITAR 210.000 pesetas, es decir, 50.000 peseF O T MARÍN TURCO tas más de lo que me ha dado el GO- T alEDlCOS MILITARES ALEMANES I OT. JLVRÍN bierno. Como artista puedo estar satisfecho de mi obra, pero creo que ha sido un mal negocio como empresario. Hace tres años que estaba la obra acabada. Si se hubiera adoptado otro sistema de andamiaje más sencillo, habría s o b r a d o tiempo para tener d e s e m b a r a z a d o aquel sitio con ocasión del Congreso Médico. J T N efecto, ni aun los último. j congresistas rezagados han podido penetrar en la Biblioteca sin tropezar con algunos psilitroques. LOS CONGRESISTAS VISITANDO EL HOSPITAL MILITAR D E CARABANCHEL F O T ASENJO