Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ba fábula de la lechera 1 A Ctffícía cp la mejor del rebaño. No hay otra cabra más áód missumUa. ni luejor cnador: i ni que más produzca ¿su ama. Ku premio á s u s virLudu: públícasy privadas y á KUpoderlar tf ceno. osteuta U dn f lamas ¡uta. y lianocifica distinción qiic t n los rebaños de cabras se concede: la encomicndA de, ¡Jesús, qx: -disparate! la cencerra consabida. Ya íbamos á hablar de las íiononíicas y altas distincíoixes que en los rebaíios de hombres suelen cúnccdersc. La muchacha, que ama tieruameutt á su cabrita, la abraza y souríe con dulzura al nsUliüo porvenir. Es la eterna historia: con io que la cabra produzca hoy, habrá Í I día de maüaua otras cabras, jralliuas en el corral, lucio y hermoso cebón para Navidades, un valicn; Le asno p ra portearla leche á la ciudad... y nina v c i en la ciudad, ¡Dios nos ayude! habrj trapos y morios, amor y deseanso, ícHcidad y ali í rix La fábnla que el indio compnso hace miles de afios es una fábula iumortal, como que toea á lo m; is vivo d t la humanidad, á lo que ella, más estima y más siente perder; t s el emblema de la ilusión que nos conduce al través de la vida, oXBUJü un iiucnrAa