Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1 A prudente y entendida coIonización francesa lia variado casi por completo el aspecto y manera de ser de la región argelina. Las enormes inmigraciones italianas y españolas y el desarrollo de la riqueza en un país antes pobre y abandonado, han producido afluencia de razas distintas, cruzamientos y mezclas y, por tanto, en muchos casos, modificación de los tipos antiguos de hombres y mujeres. Las argelinas de raza antigua eran mujeres de grande y aristocrática belleza, de correctas y ímas tacciones, como descendientes acaso del puro tipo fenicio que en aquella parte de África debió de conservarse: de tez morena ó pálida, pero no negra, sin las narices aplastadas ni los colgantes belfos de las negras de las kábilas del Riff. Nuestras fotografías permiten distinguir cuatro tipos de mujeres argelinas: uno, la mujer del pueblo c: riada u obrera manual, que más bien parece una cafre ú hotentota, de cuya raza desciende sin dudaotro, la muchacha que llena el cubo de agua en la pila, y que bien pudiera pasar por granadina de la Alpujarra ó labradora de los Abrazos. Ambas van vestidas con telas europeas, y sólo conservan de cai- acterístico el gorrito puntiRvT Vi: agudo que no les tapa la cara, lo cual indica su calidad servil. Otro tipo interesante es el de la mujer que lleva en brazos el niño. Esta es una señora vestida á la antigua usanza y con el rostro por completo velado y no simplemente cubierto desde la boca, cual suelen llevarlo las mujeres turcas. El amplio ropaje en que se j y e n v u e l v e lleva elegante orla bordada, lo cual en Oriente y en Occidente fué siempre indicio de superioridad social. En fin, el otro tipo, el más h e r m o s o y notable, nos lo ofrecen las mujeres pertenecientes á la tribu de los Uled Naila, bellas y elegantísimas damas, cuyo atavio trae a la memoria el recuerdo de la reina de Sabá y de todas las princesas y emperatrices de la Biblia y de los cuentos Orientales. No es posible imaginar nada más noble, gracioso y rico que esos turbantes de los que penden ínfulas y arracadas y rosarios y collares de medallas y discos grabados y repujados: m nada mas ostentoso que el adorno de brazos y piernas con ajorcas complicadísimasni nada mas vistoso que las flotantes túnicas de alegres tonos. -íK, f L i originales trajes vayan desapareciendo y sólo se conserven en algunas tribus apegadas á la tradición. W. B. f y