Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 f J H? Tí ffS v í i DR. BROUARDEL DR. JMANTEGAZZA DR. RICHET DR. ALBARRAN IEN 1 RAS en Melilla y sus alrededores se desarrollan tan graves sucesos, en esta M. H. Villa no necesitamos más que salir á la calle para convencernos de que estamos muy uialitos. En efecto; tenemos la felicidad de albergar en incestro seno unos cuantos millares de médicos de diversas procedencias, de muy distintos lenguajes, de muy varias especialidades y de temibles aplicaciones. Y, sin embargo, estamos tan tranquilos, y no sólo tan tranquilos, sino muy contentos, como si quisiéra- uos demostrar á los sabios Hipócrates extranjeros y nacionales que nos honran con su presencia asta qué punto ésta es innecesaria, en vista de la excelente salud que disfrutamos. No obstante, como todos los congresistas, dados sus méritos y su profesión, no pueden menos de ser ex. elentes observadores, á poco que hayan podido hacerse cargo de los asuntos dominantes en las convi. rsaciones familiares españolas, habrán confirmado cuan verdadero resulta el nombre de el país de la iiuerte, que un escritor belga dio á España. Creemos firmemente que no hay nación ni pueblo alguno en donde las enfermedades preocupen tanto á enfermos y sanos; á hablar de ellas dedicamos los españoles y las españolas el tiempo y el ingenio que en otros países se consagra á tratar de asuntos agradables y divertidos. Por eso hemos recibido con extraordinario entusiasmo á los eminentes doctores de todos los países representados en el Congreso, y tampoco les han faltado á los Galenos consultas y visitas, á modo de hors cVoeuvres, en wre discusión y discu, sión. BANQUETE OFRECIDO EN LHARDY Á LOS CONGRESISTAS EXTRANJEROS POR EL DR CORTEZO F O T GIFUENTF. S