Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
TOMÁS ALVA EDISON EN SU TALLER 1 A figura gigantesca del insigne inventor americano, en quien parece encarnar y representarse el genio del siglo xix, es siempre una figura de actualidad, pero hoy lo es más particularmente porque ya corre por el mundo entero la feliz noticia de que el mago dé Menlo Park, como suelen llamarle sus paisanos, ha resuelto ó tiene en vías de pronta y completa resolución el capitalísimo problema de construir acumuladores de poco peso y escaso coste. Si la noticia resulta cierta, no podemos menos de anunciar una de las revoluciones más trascendentales y enormes de la Mecánica y, con ella, uno de los más grandes progresos de la Humanidad. Cuando se piensa en la cantidad de esfuerzos, de penalidades y de fatigas que los inventos de Edison han ahorrado á los hombres y en los incalculables beneficios no ya sólo materiales, sino morales, afectivos y hasta de orden artístico que han producido, se reconoce, con el gran Carlyle, que el temple de alma del sabio moderno es el mismo de los antiguos santos: que santa es la hermosa labor de redimir almas y cuerpos de las mil esclavitudes que hoy impone la civilización, como antaño las imponía la barbarie. Y si no cara de santo, como dicen las gitanas, si tiene, á juzgar por su último retrato, cara de bueno, de hombre nobilísimo y generoso. Es el de Edison un rostro de bellas y regulares facciones, afinadas por la meditación constante; semblante de sabio y de artista á la vez. DEL BERLINER ILLUSTRIRTE ZEITUNG