Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
íé t -i f hK i E S C E N A IX, S A L A J U N T O A L C U E R P O DE GUARDIA, EN EL PRETORIO MuN no- -Mucha gente hay aqu y muy extraña al servicio de la casa. Gran escándalo me parece que se haya permitido la nlrjda á tod i esra chusma, Rui A. -H o y es día en que han d e verse grandes cosa SeñjIíiiiJv d un rínci n Je ía saU. dcnJc ÍSÍJ tí MjcsirO senÍjJo. loh. TfoJcanU j uncj juJiot aiírcsos V fetcces qtie tf insutíart y k golpeJTI. Otros, mejor rvi idos comentan con peJantes o paljhrai y sentencias qut te atribuyjen. Por ta puf ría abierta del cuetpc de guardia se escuchan tai carcajadas y tos juramenioí de tos militares que juegan á tos ddJos. ¿QIÍC picnsai de esto, Munacío? El Maestro escarnecido, golpeado por esos infames. Jtt ver á T ufa con la Ctsta de granadas, los judies discurren que sera muy divertido apedrear at l ahhi: le vendan hs ojos, y vaciando ta cesfj prí uran hacerte t tanco, diciéndcle entre grandes risas: fljAdivina quien le hirJóJa) MuN cio- ¿Qiíí Hacéis, malsines? A un hombre alado os atrevéis de lal modo canalla ruin y soe Mete mano a ta espada. Pues, ¡voío á jove Capitolio noí, que si no salís pronlo- ¡Gritando muv fuerte. ¡A mf, los legionarios de la VI! Salen del cuerpo Je guardia algunos soldados y oficiales. E centurión Quinto Sempronio tos apacigua. mandJndcies envainar los aceros, Les judíos lían escapado. Rabbt Jcschuá. yo no sé i eres ó no eres el Hijo de Dios: pero aquí tiene un bra 20 y una espada. i ¿L.