Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
J ¿í npRES variedades principales pueden distinguirse en los artistas callejeros de Madrid. Pertenecen á la primera las cuadrillas -filarmónicos cuartetoi ó tercetos, generalmente formados por dos iolines, una- viola que no hace. sino rascar, y un contrabajo que lanza gruñidos caprichosos cuando se acuerda. Estos pobres seres, de color de humo, tristes como personajes huidos de una novela de Gorki, se dedican al género sentimental y llorón, que emociona y suspende al paseante romántico, á la señoringa cursi ó á la modista sensible. Cuando la emprenden con la vecchia zimarra de la Bohémc ó con la siciliana de Cavallería, arrastrando los calderones de una manera desgarradora, hay muchacha á quien se le queda el corazón como un higo paso. La segunda variedad tiene su principal representante en el memorable y itff. I; -i J EL CIEGO MODESTO ESCRIBANO DICTANDO A SU H I J A EL TANGO DE LA CECILIA. O P 5.000 Y PICO la guitarra, con la cual acompaña, aprovechan do cualquier música de tango, los versos que. é scribe acerca del asunto de actualidad más palpitante. Modesto Escribano, -cuyos tangos se imprimen siempre en la clásica oficina tipográfica de la calle de Cabestreros, es el poeta más popular de España. Sus obras LOS DEL CUARTETO FILARJIÓNICO perínclito Paco el Feo, cantaor por lo y do, ya un poco averiado, por. desgracia, y que cultiva los ayes y enjtiagaduras de la tierra de María Santísima, coplas de rondeña ó de soledd, en que indefectiblemente se trata de la mare, de la cárcel y del cementerio, ó dígase camposanto. Por último, el tercer género tiene p o r principal mantenedor, al- ilustre ciego Modesto Escribano, verdadero periodista de t i PACO EL E S O Y SUS ADJURADOKES Í W i KL J AXGCl 1) K ACTUALIDAD más memorables, como la jota estropeada de El dúo de la Africana, el íingo de Várela y el reciente de la Cecilia, han alcanzado tiradas de quinientos mil ejemplares. Y sin embargo, este poetámbulo, Modesto Escribano, cuyo nombre y apellido parecen simbólicos, según noticias vive pobre, y aunque viejo, sigue lanzando al aire u n día y otro las inspiraciones de su Musa, y es probable que muera menesteroso y ambulante, como su ascendiente el autor de la Iliada. FOTOGllAFIAS L. ALONSO