Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
OoBRE Canuto Rojo! Quedó viudo contra la voluntad de su Liboria, que murió un día crudo del invierno traidor allá en Vitoria. ¡Desdichada mujer! El la quería como quieren los grandes corazones Enviudó, y aquel día las manifestaciones del luto que se guarda á las esposas pareciéronle poco rigurosas. La gasa en el sombrero parecióle un detalle muy ligero, y el papel con filetes, más preciso en fogones que en bufetes. Desde que la señora de Canuto á la muerte rindió fatal tributo, nada al pobre le alegra; ¡no hace más que pasar la pena negra, que es la que pasan los que están de luto! El pelo, que era rubio como el oro, se lo ha puesto más negro que el de un moro. y hoy, en vez de sus lentes de seis grados, lleva anteojos ahumados. Es cazador, y de los más protervos; mas por causa del luto, el pobrecillo, ya no caza perdices, sino cuervos, y en la jaula del loro ha puesto un grillo. Es su afán por lo negro tan patente, que desde que enviudó se pasa el día en la carbonería de la casa de enfrente. Al Cantábrico mar todos los años solía ir á los baños; uias por causa del luto, con su suegro este año irá á tomarlos al mar Negro. Como aferrado á su luctviosa idea, firmarse Rojo le repugna al hombre, con el fin de que el Rojo no se vea, suele echar un borrón sobre su nombre. lYa ven ustedes si la cosa es fea! Pues bien; anoche, cuando á más llegaba su luto exagerado; cuando más por lo negro se afanaba, de palabra y de acción fué maltratado por su acreedor don Serafín Monterde, que dio al traste en su enojo con el luto de Rojo, porque así que le vio le fiiso verde. ¡Y al ver con esto interrumpido el luto por aquella mujer que era tan buena, ahogándose hoy de pena, está á la muerte el infeliz Canuto! JUA. 1 M PÉREZ ZÚÑIGA DIBUJO DE ROJAS