Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
XJM JACIDO en las Cóifamiras, por scT calle de gitanos fué conocida y famosa, del tiempo viejo conserva USOSH modales y ropa, con el af ¿Ti con que el noLle coiiscrv- a su ejecutoria. Dan á su rostro c t t r i u o las patillas de hacha sombra, y su calva frente ciñe pañuelo d e seda roja, -s o b r e el cual, de medio lado y al desgaire, se coloca el calante p u n t i a g u d o de antigua y típica forma. Viste, 4 la u. sanza gitana, chaqueta entallada y COT 1: I, y pantalón ajustado de p a n a íina y lustrosa que, c u b r i é n d o l a rodilla, p o r e u d n i a de U corva con lucientes pasadores de mouedillas se abrocha. Y entre la encarnada faja, q u e á su cintura se arrolla, las afiladas tijeras ojos y p u a t a s asoman. GITAMO A su compás entonando citu intencionadas coplas que de repente improvisa al mismo tiempo q u e entona. Conio de lena en mercado ha c o r n d o F- spaña toda y d e ctianto vi. S y ha oído es archivo su memoria, en cuanto suelta el torrent de su voz a g n a r d c n t o s a y con pintoresco estilo refiere cuentos ó hiütorias, la í ¡cnte, de oír sus palabra? i y ver s u s gestos en Ionio d e él en silencio lormando corro se agolpa; y sin cesar de sus labios chistes y mentiras brotan, Que con malicioso ingenio el ameniza y saiona, pues no desentonarían, repetidos p o t s u boca, los avisos y consejos que al amante de Preciosa da aquel discreto gitano en págiuas que aon jjlorla jircclara é inmari- uíible d e las letras esp- iñolas, ít. XUi: L HE SANDOVAU ¿R y a viejo, mas los años su íirmc cuerpo no doblan, ni tíu la inseparable vara p a r a caminar se apoya. Aún en las ferias los potros aptfuas domados monta, sin que en la silla le m u e v a n saltos, botes ni cabriolas. Aún esgrime con denuedo sí se a r m a gresca ó camorra, l a e n o n n e faca que dice: íW mi dueflij! en la hoja. Aún sigue siendo t l primero en las j u e r g a s y en las broncas; aún ú los mozos n o teme y aún le temen á él las mozas. N a d i e como él trueca en n e g r a u n a muía blanca ó torda, de niodo tal que ni el d u e ñ o sí la encuentra la conozca. N a d i e como él en los tratos h a y que pondere ó que ponga excelencias cnaTido v e n d e y defectos cuando compra. N a d i e como él la u n i l a r r a p a r a acompañarse toca, arrancando de SUÍÍ cucrdaa gemidos t n vez d e ñolas.