Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
E ha establecido en Barcelona ha incubadora tiene por objeto dar calor de madre á las criaturas que por nacer antes de tiempo ó por nacer débiles tienen tendencia á enfriarse y á morir. En esos niños el calor disminuye visiblemente: baja á 36,5, á 350 y más, se endurece su piel, se acartonan y mueren por esclerema. Como instrumento, la incubadora se reduce á una caja cuadrangular con su depósito de agua caliente en la mitad inferior, que templa el aire; la de Alexandre Ivion, la más perfecta de todas las conocidas, está compuesta de hierro niquelado ó barnizado y cristal; tiene un sistema de calefacción que, mediante un mecanismo especial, regula automáticamente el calor del agua y de la cámara, y de esta suerte, una vez regulado el aparato de calefacción, que puede ser de petróleo, gas ó alcohol, el aparato se mantiene por sí solo á una temperatura constante. I as tres cualidades especiales necesarias á toda incubadora las reúne á a perfección la de Barcelona, á saber: calor uniforme, aire filtrado y abundante siempre en curso, cual lo demuestra el areómetro, y una limpieza absoluta que hace imposible todo contagio. La esterilización de estas incubadoras es facilísima; en las antiguas de madera era imposible. Resuelven tres problemas. El legal: se ensancha el período de viabilidad; hoy se han rescatado niños que nacieron en el sexto mes del embarazo y con un peso de un kilogramo doscientos gramos, siendo así que todo niño al nacer suele pesar tres kilogramos ó más. El social: la mortalidad de estos niños antes de la incubadora era de 90 por 100; hoy se ha reducido á 20 por 100, y aun á menos. El familiar ó doméstico, que más bien pudiéramos llamar problema de ktimanidad, puesto que la incubadora garantiza hasta donde es posible la vida del recién nacido, aun en casos en que éste se encuentra en escasas ó malas condiciones de viabilidad, y