Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HIDALGUÍA CASTELLANA I- KVKNDA T j o N FornBnilo do Q i j l r H con i l uroro nti In m a n o hujondo dp ta justicia fior haber uilc rto ú. riii hldíilgo, tornos taUíi íi. niÍD XÜ MÍ Q, do la cual en urm eslancla, y rpoílnnla a n BU otlraílo, hallü II tía ilii Tna, qua a l vurle ae liicurpíiró con o- ípatito, -Nfl lornálg. Venüo á va- lornifi de vi 3 A un lir nbi- n íin malado ¿La muerlc fui bin iKt k Iiumici? -Cuprpo A cnorpo y m a n o í iiiaua, V o n i d qiio si üHt es verdad, p r a m e t o quD h e d e t a l v a r ü s En Ift piinKa do la CT. IIO aonú fíjorlí aldatmnp o, y Golrú ol alg JíLcil mayor do lia? cárcheles corc- do, -ManjiT- sa- -fl judíela, dijf. -so eflcondo oii vucslro DQ hombro que en esta cilio la Tida A olru hombro h a r ullado, ¿Y ci ml ba 3 ¡do la muerte? F r ü n l u A fíente pnloaiido. R e g i s t r a d l a í asa toda, lada mpnog osle c i a r t o que por sor Hii camarín mi honor os lo deja k salvo, G mo A nlni uno encoulraran, vulvJó el j n í t í c i a irriUido, y FB dijo ix la. mnrr ciosa. piilre dQsenYiiolEo 7 mai) o; jA, u n i r i o que h a verLidn i es tal. qoo as Pti vuestro daño, ¿Quiín ea el üiuerlo? Uacid; Dada teinAJa; yo ID mando. -E? dmi Diogn v u í í l r o hijo. Díin ÍQ fo! imi hljül iDloflíHilo ¡lundA a t e r r a d a la dama n juatlcia apíji arado. p a r t i d- -d i j o la m a r q u e s a partid d e aquí confifldris ort que ho hecho por l a j a s t i c i a fidn lo t ue esW. on mi mano. 5o- 111 se uta ron I 5 coreheleí; fal ¡1 dt pLí ¿3 don Fernando, y i laa p l a n t a í do la d a m a fo poslrú TQrtiendo llanloSacó 3 U acero y l a dijor- -Tomad mi espada, y ven ío. s, -Do, iidine, dijo la dama dojadme t o n mi quehr ulit, que lo que h i c í fui por mí, no por vos, puesto que ea ilacio que u n a ves que ya i oiitrajo la oblipactAn d i r alíaros A mí misma mn debía la palabra, quo a he dado. Cuando volv ¡i r Ja niarquo- de larguísimo dt maj- ü ul 6 fi. 5 aa pie b a ñ a d a en sangra ta espada de don Fernando; abrm el balci n y arrojó aquel ac Aro nefaslo i la solitaria calle, donde el alba, de p ñutan J a en la sangre da don Die ¡ío m a n c h í sus primproa rafu? R A F A E L TOKlLOJlÉ piBUJODi Auu. UüaAUa