Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOVELA D E VIAJES SXVJ- -MAGA- ílUA, HIJA Dfc KARA UISAñA, JF. F JJÍ L 0 3 WAKAPÍDOS ÜE LA M O N T A S A S V E D t a (T) bt: ENAUOjtA DEL II O U n R E BLANCO p Á L i U A se quedó la n e g r a Maca- Zima al escuchar U sentencia cic su p a d r e contra d hombre blanco. Se le c o n d e n a b a á B r despedaKaíJo y á repartir su carne entre los pobres. El díos T u n a p e q u e nccesitaba u n a victima para contentarle, pues bacía niuclio tiempo f iit- se mostraba cnojadísimn contra los malcamlfis, y n i n g u n a victima p o d í a s e r t a n d e s n gi. isto como l a q n e ae l e iba á ofrecer en el Zampaculca (2) La sncrlc, pues, ilel hombre blanco estaba resuelta; pero Maca- 2i nia. que le adoraba, euiró sigilosam e n t e en su tienda, y arrodillándose tres veces seguidas, dijo en correcto makandónico: ¡Qu Brucmi- l opc proteja mi v i d a j la tuya, hijo del sol, h e r m a n o mío! El hombre blanco roncaba á pierna suelta, sin que le preocupase ni por un momento su a p u r a d a y g r a v e situación. Jlaca- Zima Mzo tres señales en el aire, y el hombre blanco despertó de muy mal humor, exclamando: (ü u é ocurre? ¿vienen y a p o r m í p a r a llevarme al tostadero, á l a Quautipó? (4) Pero abriendo los ojos y fijáudost en la hija d e Kara- Ukara, dijo: ¡Pardiez! Si es la salvaje q u e me persigne todos los dia la que siempre encuentro d la puerta de m i cabafia t u m b a d a como un perro; la q u e baila cuando la d o y un terrón d e a z ú c a r Y d a n d o un a g u d o silbido la m a n d ó que se echase, -Vengo ú salvaros, -dijo suplicante la joven negra. -Echadme de aquí; d a d m e con el Idligo si queréis, pero escuchadme. Desagraviad al dios Tunapeque. y mí padre os salvará. -ííJnú dices, iiíibédl? ¿Se te fi ura q u e y o voy (i cargar con t u s sacerdotes, vestidos de plumas de g a n s o y m a n t o s d e juncoa, s u s l l a m a s abrasadoras, s u s burros rojos y s u s sacrificios a n t e el dios Kinoccronte? Déjame, jVoto á, I- -y d a n d o u n a vuelta en el i ipr z) se dispuso á dormir. -No. no: o d o r m i r o s- d i j o con resolución Jlaca- J inm ante el peligro que corría el hombre blanco; y cogiéndole de u u a pierna, tiraba dcse. peradamente, íe i (le la cabana se oía el- ÍIV (6) d e los makandos ante el templo d e Zampaculca, Escúchame; soy la bija de u u a raza d e guerreros; mi padre es el rau K a r a- U k a r a j e f e d t los dioses y las tribus d é l a s m o n t a ñ a s verdes. Dispongo del losofo del dios Tu (1) ÍO ilnmíoi vordts. porLíuc calani CH IÜDÍ IJI C C color. (2) Templo en ironslruccióh. (3) Oiro diui adorada pür loa makando annijua nci Je tanta rircülapiún fnnn Tüna equi; r i Quanlipú, luíardoí lufmeato enlro IOH makanilís. Conslate an L labtadQ C- JO doa porchai altai 7 una eflcalcr. v verm dcait p 3 r la que te Je h; ico subir al coniienn- do irpa veces, para mf 1l í: irlQ tjuí S. la Lefcara r a la venciiia, (E rihls n. Arci furat de un pitoío en pleno Kií ífiftdo. Tcjma 1) (B) Camn nol país, compuesta do do- colchonf? F e nrruz y una cepecic do íálíina di linjas de acicin. tininlianra. (r. Imperio de caaLo F iefferoqrjo entonan lo mak: inílo ol día Jintci dt íitr Loatado un caulívo. BrihLaun, Aceníurm ic u i p iotií i- ii pfeiíO Kuf diiíío. TomQ Uj.