Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CS NADÍ IDA DÍA U LA E X E R M A IvIAMZAISIA Q UE la comas! quiero! Que no ¡Que está m u y rica! -Quo ha dicho tu papá que no comaiuos fruta de ese árbol, porque aún na está luadura y nos dará grandes retortijones de trípaí: -Pues á mí m e g u s t a rmsjrinrufri f por lo v c r d c d t a fjutí está. Cómela, no seas loulu. -Yo n o desobedezco á tu papá; si fuera al niío a ese ya sé contentarle d e s p u í s pero el tuyo coQ eso de q u e soy su sobrinon me larga cada pcí C 07- ón- Vo lo que te i g o es q u e está más agrita y uiás b u e n a ¡V también está dulce! Sabe... asi, couiu á yemas d e coco en ensalada! -Hueuo, pero... fadirt do d in tmítta n. amos. anda, prueba este bocadito. fAdiJn rt ihíco la niamana, -Pues, mira, á mi no m e gusta, la verdad. -Vaya, me a l e o así me la como y o toda, liíile il ¡ák KO, copia exacta del último del Paraíso. rtíuTidido eü e. slos Últlmus tleinpos y arreglado k la escena moderna, tiene por interlocutore. s á u n a Eva de cuatro años y un Adán de cinco. La perversidad de la Eva moderna ha sido cien veccs más g r a n d e q u e la d e nunstra madrí: kzomún. porque eu este Paraíso contemporáneo, que es el j a r d í n de un hotelilo de la Guir ilera no ha habido serpiente que tentase. El impulso criminal ha nacido espontáneo en el alma de la raujerdla, y éstan añadiendo el instinto de material destrucción v la crueldad con las plantas al deseo d e p e c a r gravemente, ha incitado al chico para que, asiéndose á ia más hermosa y más cargada rama del manzano y haciendo fuerza cou todo el cuerpo, l a quebrara y malograse u n a docena de hermosos frutos. Regodeándose con su maldad, E v a sonríe. De Adán se apodera u n a tristeza meditabunda. A lo mejor s o b r e c e n e no el l adrc líterno, sino el papá d e Hva y tío de Adán, y al ver quebrada la inás hermosa rama del má. -i hermoso manzano de su jardín, prorrumpe en exclamaciones de enojo.