Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
fitl aft f sentirme A Lfui famosoá incómodo á ver doii Pío, que es médico y es amigo mío. -La comida- -díjele- -me da repugnancia, y ayer tuve un cólico de alguna importancia. De escabeche y ní, speros una ración buena me comí. ¡Qué bárbaro! ¿Y eso fué en la cena? -Sí, ya estaban próximas das diez de la noche. -Pues cjuien busca cólicos logra mi reproche. Aun de día puédese comer ciertas cosas que para el estómago no son provechosas. Mas ¡oh Juan carísimo! así que anochece hay que andar con método, que el peligro crece. Si amas á tu físico no hagas disparates, que el comer albérchigos, truchas ó tomates, de día es bonísimo, de noche es horrendo. ¿Así opina Hipócrates? Pues yo no lo entiendo. ¿Por qué á broma ¡oh vándalo! tomas mi reproche? -i ¡P rque en el estómago es sil- iipre de noche! JUAN PÉREZ ZÚÑIGA