Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE AQUÍ A CIEN AÑOS I L día I.o de Enero del año 2003, Fulano de Tal se levantará de su lecho. Un aparato le administrará una magnífica ducha, y no de agua mdgar infecta, llena de microbios y nada rica en oxígeno, sino de aire líquido, convenientemente esterilizado y saturado de brisas campestres, de olores á tomillo y á mejorana, que desperecen, refresquen y comuniquen nueva alegría y fresco bienestar al interesado. Y tampoco será una simple ducha exterior como, las que ahora nos damos, sino que, por medio de complicadísima red de tubos y enchufes, limpiará boca, dientes, narices, oídos y aparato digestivo, dejando al paciente tan lubrificado por dentro y por fuera como un cañón modelo en un parque de artillería. Como la limpieza del cuerpo engendra la alegría del alma, Fulano estará contento y satisfecho. Abrirá, pues, el b a l c ó n de su cuarto, que sup o n d r e m o s situado en la 123 a v e n i d a de la ciudad de Nueva York, y se dejará caer suave y graciosamente al suelo, merced á un pa- racaídas perfec- clonado, que ¿vitará el ti abajo de bajar escaleras y el cons i g u i e n t e desgaste muscu. lar. Al llegar ala calle. Fulano encontrará en ella el bullicioso espectáculo habitual. Las aceras movibles instaladas á derecha éizquierda trasladarán de un punto á otro miles y miles de p e r s o n a s que de pie ó sentadas en el suelo se distraerán, esperando, como el borracho del cuento, que llegue la casa á donde van, y leyendo revistas ó libros, conversando de negocios ó jugando al ping- pong y al j 1 salía en niesitas que alquilarán los golfos del siglo XXI Fulano sera hombre pudiente y podrá permitirse el lujo de andar á pie por el centro de la calle, bajo la sombra de los árboles, pagando por ello su ciimquibus, supuesto que el a n d a r á pie y despacio sera entonces diversión carísima, sólo asequible á los potentados, quienes habrán de indemnizar en buena moneda á la sociedad el perjuicio que la causen al eludir la general ley del trabajo y al escurrir el hombro en el concierto del universal ajetreo. Una vez en paseo. Fulano sentirá curiosidad de saber cuanto pasa en el mundo, y para cumplir su deseo se dirigirá a cualquiera de los periódicos situados á lo largo de calles y paseos, es decir, que se colocara ante una elegante columna de hierro forjado, algo parecida á las actuales básculas automáticas, y depositando un penique en la rendija, si quiere enterarse de la discusión verificada el día anterior en tal o cual academia, liceo ó reñidero político, al punto verá desarrollarse ante sus oíos toda la escena en la tira de un cinematógrafo polícromo, mientras un fonógrafo perfecto y que no sonará á voz cascada de castañera vieja, como los de ahora, repetirá los discursos de los oradores, los rumores los aplausos y hasta el ruido de las bofetadas y de los puntapiés, cuando los hava; si quiere saber de la Obra estrenada en la noche precedente, el mismo cinematógrafo periodístico reproducirá todas las escenas, y el mismo fonógrafo todas las palabras de los actores, ó los gorgoritos de las tiples; y si á más de ver la pieza aspira a formar una opinión sensata sin molestarse en discurrir, por un penique más verá reproducidos los gestos y las palabras de los señores que compongan á la sazón el ¿r 5 de la crítica teatral baciada su inomentatiea curiosidad en poco tiempo. Fulano sentirá ganas de almorzar, v acto continuo se dirigirá a la botica o laboratorio alimenticio más acreditado de Nueva York. AÍlí por unos cuantos perros grandes, le suministrarán cinco pildoras de substancia químicamente pura asimilable en su totalidad, equivalentes a un consommé, -un plato de huevos, otro de carne, otro de pescado v otro de legumbres, con los cuales quedará nutrido para- ñ a s cuantas horas, sin miedo á complicaciones gástricas ni intestinales. Pero como ya hemos dicho que Fulano es hombre rico, y la alimentación t enTrá L íl A- f- ÍÍ Í entonces la parte más ardua y terrible del problema social, no tendrá nada de sibarítica. Fulano se ira con sus pildoras á uno de los más delicados rcstauranu pdtóní-