Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
sr el templo de Santa Isabel se verificó el martes pasado una interesantísima y conmovedora ceremonia: el bautizo del soldado de Administración Militar Agustín Alfonso Martínez Losas, joven que á los veintiún años aún no había recibido las aguas bautismales, ni acaso lo hubiera hecho más adelante, á no ser por el santo celo evangélico del virtuoso y digno capellán primero del regimiento de Administración D. Arsenio Galván de Luis, quien al notar, en el cumplimiento de sus deberes sacerdotales, el hecho anómalo y extraño de que existiese en filas u n soldado que no profesaba religión alguna, con piadosas y sabias exhortaciones logró convencer al neófito, teniendo la incomparable satisfacción de ver coronada del mejor éxito su hermosa obra catequística. E n el acto del bautismo, al cual asistió la m á s distinguida y elegante concurrencia, fué padrino del soldado su majestad el Key, y en representación suya el coronel D. Leopoldo Kich, subintendente y primer: jefe de tropas de Administración Militar. E E L bizarro y pundonoroso teniente coronel jefe del batallón Cazadores de Madrid D. Federico Páez Jar. amillo n o perdona ocasión favorable para que la tropa á sus órdenes se halle en aquel estado de interior satisfacción que la Ordenanza previene. El lunes pasado se celebró la fiesta de la Inmaculada Concepción, santa paEL NEÓFITO RECIÉN BAUTIZADO AGUSTÍN ALFONSO MARTÍNEZ, trona del arma de Infantería, y para E L C A P E L L Á N D E L R E G I M I E N T O D A R S E N I O GALVÁN, festejarla cumplidamente dispuso el seY EL P A D R I N O C O R O N E L D L E O P O L D O R I C H Jlor Páez Jaramillo un interesante y F O T CIFUENTBS atractivo programa, que comprendía desde la misa solemne en el pat o del cuartel, oída con religiosa unción por oficiales y soldados, hasta las m á s alegres diversiones: gran jota aragonesa, concurso de comparsas regionales, con premios y todo género de recreos, juegos y deportes. Los soldados, que adoran á su dignísimo jefe, en quien ven á u n verdadero padre, se divirtieron grandemente, y del contento de los soldados participaba la oficialidad, la cual opina, como Páez Jaramillo, que el mejor militar de todos es el militar alegre, porque el más sano principio de organización militar, como de toda organización social, es el amor, la confraternidad, la satisfacción mutua, que no pueden existir sin la alegría. ORFEONES D E L B A T A L L Ó N CAZADORES D B M A D R I D M I S A S O L E M N E EN E L PATIO DEL CUARTEL F O T VIDAL D E L O S R Í O S