Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
enfrente. L a condesa del Montijo una de las primeras de la herradura, y una inmediata la duquesa de la Roca, ue en ella presentó al mundo á sus hijas la mar quesa de la oquitla y la condesa de Valverde, que hoy lleva el título de marquesa de la Laguna. Xo hay n i n g ú n palco del regio coliENRIQUE 1 CI seo que no tenga su historia y que no hable con el lenguaje do los recuerdos á los que ya cuentan muchas primaveras. Ln uno brilló con toda su belleza la baronesa Hortega; en otro se presentó en Madrid, sombrando con su espléndida hermosura levantina, la señora de Dolres, familiarmente llamada l ímilia por los amigos que formaban la tertulia de su inolvidable salón de la calle del Prado. Todas las celebridades f e m e n i n a s del cuerpo diplomático extranjero, la condesa de Bresson, la condesa del Barral, Madame O lvolichani, la baronesa de Stuars, se han lucido en aquellos palcos. E n ellos se han promulgado los últimos decretos de l a m o l a y han centelleado las joyas más espléndidas. Allí se han organizado fiestas, se han dado citas, se lian contado historias, se han sabido las últimas noticias en cuestiones do política y de amores y se han recogido las palpitaciones de la crónica madrileña. Xo se podrá es; ribir la historia de Madrid en la última mitad del siglo x i x sin ff V. v v j i i EL PALCO REGIO SRES. CARUSON, BARÍTONO; líONCI, TENOR; PAOCÍNI, TIPLE: PERELLÓ, BAJO ÍUE CANTARON I PUEITANI EN LA FUNCIÓ. X INAi: GURAL DE ESTA TEMPORADA FOTS. CIFUENTES consagrar m u c h a s páginas al Teatro Real. E n él pronunció Castelar su primer discurso; en él se celebró el gran banquete del centenario de Calderón. Allí liemos oído á todas las celebridades del mundo lírico: al gran Mario cuando declinaba, y á Tamberlick en todo su apogeo. A. la Alboni, que inauguró el teatro en 18 ó 0, sucedió la Erezolini en el 61, y en otras temporadas Eosina Penco, Carlota y Bárbara Marchisio, la Ortolani, Julia Grissi, Ana Legrange. La Patti se presentó en la temporada de 1863 al 64, y después la Borghi- Mamo, la Nilson, Blanca Donadío, María Sax y todas, en fin, las estrellas del cielo de la música. Todos los hombres políticos, antes de llegar al palco de los ministros pasaron por el paraíso en sus años j uveniles, y go aron allí mucho más que en el grave y ambicionado proscenio. Un invierno sin Teatro Real dejaría á Madrid sin algo esencial en su vida artística y en su vida elegante. Celebremos hoy la inauguración de la temporada en el regio coliseo, uniendo á los recuerdos las esperanzas. KASABAL