Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ff i. I RESTOS DEL TEATRO ROMANO í- i X i área que ocupa el extenso castillo que sirve de cresta á la m o n t a ñ a saguntina, fué el l giJJj sitio elegido por loa aborígenes ibéricos para echar los cimientos de la primitiva ciudad, que se llamó Arse, y á la que circunvalaron de fortísimas murallas y torres formadas con irregulares pedregones amoldados á las sinuosidades de las rocas. Cuando la meseta de la colma resultó incapaz de contener aquel núcleo de población, acrecentada por a presencia de nuevos colonizadores, desbordó la ola de edificaciones por la falda nordeste y la parte superior se llamó Acropohs (ciudad alta) y fueron sagrados sus muros, protectores del tesoro publico, archivos, y principalmente de las divinidades tutelares que irradiaban su protección sobre la ciudad y su término. -L a importancia estratégica de esta poo sición demostró conocerla Aníbal al elegirla p a r a depósito de los rehenes que le dieron las familias hispanas más distinguidas para seguridad de su alianza con Cartago. Si realmente son interesantes los monumentos de Sagunto pertene sientes al período ibero por su remota antigüedad y rareza nada vulgar, no lo son menos los que la dominación romana nos h a legado de épocas de la República y del Imperio. Las torres del Hospital y calle do Namarcena; lienzos de murallas; multitud de inscripciones y lápidas que pregonan los nombres y heroicidades de los magnates saguntinos; estatuas, monedas, columnas y sepulcros hallados en el perímetro que ocupaba la vasta Necrópolis, sirven de estudio al arqueólogo y al historiador. E n t r o esta pléyade de valiosos mo. n u m e n t o s descuella el teatro romano, levantado entre la población y el castillo. Más respetado por la acción de los siglos que por la mano del hombre, pre- UN DETALLE DEL TEATRO