Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
una crueldad horrible del destino, la protagonista de Alma triunfante recobra la razón justamente á tiempo para enterarse de que su marido tiene nuevos amores, para privarle de todas las dulzuras de la vida, para truncar su reciente felicidad. Piense de él lo que quiera la crítica, el drama es bello, humano, interesante. Benavente en él ha dado un paso hacia adelanto que debe tenerse muy en cuenta. N joven escritor á quien la flaqueza y deformidad del organismo endeble y la mortal y terrible enfermedad que padecía no sólo no le habían quitado sino que le habían aumentado la generosidad y esplendidez de la fantasía meridional, el poeta Adolfo Luna, ha muerto sin conocer apenas de la vida más que las tristezas, las amarguras y las dolencias, y ¡caso extraño! enamorado del sol y de la luz, de las flores y de las alegrías infantiles, y cantando en bella prosa hiica todas las hermosuras de la Naturaleza y todos los esplendores del vivir. Adolfo L u n a escribía casi moribundo por convencerse de que vivía aún, por darse á sí mismo el gusto de repetir sus propias sensaciones, por acallar ó disimular sus males con Ja santa paciencia de los jóvenes enfermos. Para Adolfo Luna sí puecle con razón decirse que la muerte ha sido un descanso. ¡Descanso en paz! m JT el Colegio del Sagrado Corazón, situado en la calle de Caballero de Gracia de esta Corte, se ha celebrado en los pasados días la Exposición que la Congregación de las Hijas de María organiza anualmente para la exhibición de casullas, capas pluviales, mucetas, albas, amitos y otras vestiduras ecleADOLFO LUNA FOT CIFUENTES siásticas destinadas exclusivamente á las iglesias pobres. Con telas y ornamentos procedentes de la indut- tria nacional, y en muchos casos con los riquísimos vestidos pertenecientes á las más lirajudas damas de nuestra aristocracia, pues gran número de ellas figuran en el número de las Hijas de María, la citada Congregación confecciona anualmente multitud de sagradas vestiduras, dando una prueba de su desprendimiento generoso y de su caridad, por todo extremo plausible y digna de elogio. Del espectáculo que la Exposición ofrece, y que merece ser conocido, da idea aunque pobre la presente fotografía. U E E X P O S I C I Ó N D E C A S U L L A S E N E L C O L E G I O DEL S A G R A D O CORAZÓX l OT. ASEN. IO