Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
T osciEiSrTos afíos hace- -el jí J día ñ de Diciembre de 1702, -un humilde sacerdote aragonés, D. Francisco Piquer, nacido en Valbona, provincia de Teruel, y que era cantor del Eeal Monasterio de las Descalzas en esta corte, reunió á su familia y algunos amigos en el modesto cuartito que le servía de despacho, y colocando una cajita ó hucha de madera al pie de la imagen de la Santísima Virgen, á quien solía dirigir sus preces, y que es la misma que hoy se venera en la capilla del establecimiento actual bajo la advocación de Nuestra Señora del Monte de Piedad, depositó en la hucha un real de plata, pronunciando, lleno de fe y de confianza I profótica, estas palabras: I- -Sean ustedes testigos de que este real de plata que tengo en la mano y que voy á de i positar en la cajita, ha de ser el fundamento de un Monte de Piedad, que Dios favorecerá para sufragio de las Animas y socorro de los vivos. A la cajita, que de milagrosa puede calificarse, y que se conserva en el Monte como preciadísima reliquia, comenzaron á afluir limosnas de las que antes se esparcían sin conciencia ni utilidad. Opusiéronse grandemente á la obra del virtuoso presbítero las diversas parroquias de Madrid, pero Piquer, con la tenacidad propia de su raza, logró en dos afios colocar en distintos sitios de la corte hasta otras 137 huchas. En 1705 el número de éstas era 212, y en ellas se recaudaron 8.218 reales. Con estos recursos y con las cantidades que los particulares le confiaban en calidad de í M depósito, logró e x t e n d e r y aumentar las operaciones del Monte, cuya existencia y estatutos fueron legalizados por Felipe V en Eeal Cédula de 10 de Junio de 1718. En 1724 se abrieron al público las oficinas seriamente organizadas en la casa de la plaza de las Descalzas y calles de la Misericordia y de Capellanes, y, desde entonces el establecimiento benéfico no ha dejado de funcionar un solo día. Hambres, pestes, calamidades. Invasión extranjera, revoluciones, guerras civiles y cambios de Gobierno se han sucedido. Sólo la piadosa institución delcaritativoPiquer ha resistido cada vez más próspera y floreciente el paso (le los siglos. Y el noble fundador tuvo la alegría de ver que en el año 1739, en que murió, se habían hecho 6.487 préstamos por valor de 442.724 peseLA FLNDACION DEL MONTE DE PIEDAD tas. El último balance, de SepBAJORRELIEVE DE ALCOVEKRO tiembre del año actual, registra 131.667 préstamos sobre alhajas y ropas, y 650 sobre valores del Estado: todos ellos importan 16.365.344 pesetas efectivas. El Monte de Piedad, prestando al exiguo interés del 6 por 100 anual, es la Providencia de los necesitados que á él acuden, y si no á todos, libra á muchos de los horrores de la usura; y de la ganancia que obtiene, destina todos los afios cantidades importantes á la condonación de intereses y al desempeño gratuito de prendas. Dirige actualmente esta institución con tanto acierto como desinterés el excelentísimo Sr. D. José Alvarez Marino, y por iniciativa suya y de los consejeros va á celebrarse el segundo centenario de la fundación del Monte. s SALA UR ííUBASTAS DESE r K o D E R O P A S Y E F E C T O S