Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
cundo Ibarrola. Al saber esto Víctor, loco de desesperación, se bate con el hermano de su amada, y le mata, pero á pesar de este río de sangre interpuesto entre aquellos dos amantes, á los cuales separaba ya el odio de sus familias, Víctor y Blanca se abrazan, jurándose amor eterno, para patentizar que sobre el amor, ni los odios legendarios ni las armas homicidas triunfan. Todos nuestros lectores conocen seguramente el brillantísimo estilo dramático de Echegaray, tan abundante en frases felices, rasgos de pasión y hermosos pensamientos. Juzguen, pues, el efecto que causaría un diálogo de esa naturaleza, sirviendo de expresión á argumento de tal grandeza trágica. Electrizado el público madrileño por tan vigorosas escenas, hizo al Sr. Echegaray objeto de entusiastas ovaciones. La señora Guerrero y el Sr. Díaz de Mendoza, nuestros dos grandes actores, compartieron legítimamente ese triunfo, y el público salió del teatro entusiasmado con el drama, con sus intérpretes y hasta con el lujo y buen gusto desplegados en la preparación de la escena, según puede apreciarse en las fieles fotografías que publicamos. l rigor de las desdichas debiera llamarse con toda razón al pobre genio, al inmortal desdichado que concibió y llevó á feliz término la extraordinaD J O S É E O H E G A R A V R E C I B I E N D O LA OVACIÓN D E L P Ú B L I C O ria ocurrencia de regalar á la humanidad un Mundo FOTOGRAFÍAS CIFUENTES nuevo. Desgraciadísimo en vida Cristóbal Colón, ha sido aún mucho más desventurado después de muerto, pues si la ingratitud y el desconocimiento pagaron sus servicios con persecución y cárcel, no han faltado en tiempos recientísimos historiadores que, cegados por mal entendido patriotismo, han creído que el descubrir América era cosa de escasa monta, y que España ó los españoles de su tiempo hicieron muy bien ajustando las cuentas al genovés ambicioso. Y no han bastado para completar la desdicha de Colón estas mezquindades de ultratumba, sino que aun la autenticidad y legitimidad de los huesos del pobre navegante ha sido cien veces puesta en duda. Ahora parece que va de veras el que los restos del descubridor de América tengan sepultura definitiva en el magnífico monumento trazado por Mélida en la Catedral sevillana. ¡Quiera Dios que allí reposen hasta la consumación de los siglosl sí. t u- r, -í n EL AYUNTAMIENTO DE SEVILLA SALIENDO DE LA CATEDRAL, DESPUÉS DE DEPOSITAR LOS RESTOS DE COLÓN M O N U M E N T O FÚNEBRE DE CRISTÓBAL COLÓN EN LA CATEDRAL DE SEVILLA FOTS. BARRERA