Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
entrado á sustituir á los señores Rodrigáñez, Montilla y Suárez Inclán en las carteras de Hacienda, Gracia y Justicia y Agricultura, Industria, Comercio y Obras públicas respectivamente. Muy al contrario, conocemos y el país conoce ya de antiguo á los señores D. Manuel Eguilior y Llaguno, don Joaquín López Puigcerver y D. Amos Salvador y Rodrigáñez, y tiene de ellos el concepto más aventajado y simpático. Si para el desempeño de la cartera de Hacienda en tiempos como los presentes, en que al par han de resolverse grandes problemas rentísticos interiores y graves dificultades económicas referentes á nuestra vida de relación con el extranjero, se requieren hoy más que nunca especialísimas condiciones, absoluta independencia, gran conocimiento de los asuntos mercantiles y de las cuestiones más palpitantes en materia de crédito nacional é internacional, pocas personas habrá dotadas de tan singulares cualidades como el Sr. Eguilior, que ya en pasada etapa del Gobierno liberal tuvo á su cargo este Ministe rio con general beneplácito. Bien puede asegurarse que el Sr. Eguilior en Hacienda es, como dicen los ingleses, the righí man in the right place, puesto que no es un simple funcionario que haya Ue- E X C M O S R D M A N U E L DE E G U I L I O R M I N I S T R O DB H A C I E N D A EXC. VIO. S R D J O A Q U Í N L Ó P E Z M I N I S T R O DK GRACIA Y J U S T I C I A gado paso á paso á ese puesto sin demostrar más dotes que las puramente burocráticas y administrativas, que á fuerza de asiduidad y de constancia se adquieren, sino que hallándose en posesión de una gran fortuna y en frecuentes relaciones con entidades importantísimas del comercio y de la banca, posee además ese conocimiento p r á c t i c o de la realidad que suele faltar á muchos de nuestros rentistas teóricos. En cuanto al Sr. López Puigcerver, que en otras ocasiones ha sido ministro de la Gobernación y de Hacienda, su excelente fama de jurisconsulto y su gran conocimiento de la teoría y de la práctica del Derecho, c o n s t i t u y e n la mayor y más verdadera fianza del acierto con que se hallará al frente del d e p a r t a m e n t o de Gracia y Justicia. Se confirma en el señor Puigcerver la mejor doctrina: la de que el abogado, el jurisperito, no ha de ser ante todo y sobré todo un orador apasionado ó un retórico brillante, sino primero y principalmente un hombre estudioso, reflePUIGCERVER, xivo, sereno, atento á EXCMO. las enseñanzas del mundo y de la humanidad, reposado en el juicio, claro y sobrio en la dicción. Sería adulación, que el propio interesado rechazaría con su proverbial modestia, el afirmar que el Sr. López Puigcerver es un gran orador parlamentario de) a talla de los Martes ó de los Castelar; pero sería injusticia, por el extremo contrario, negarle las más relevantes cualidades de orador persuasivo y templado, de polemista discreto y de excelente lógico. Finalmente, conocido de todo el mundo es el señor I) Amos Salvador, hombre de estudio y de excepcionales y variadísimas aptitudes, cuales son necesarias para ocupar dignamente la poltrona en un ministerio de tan varios asuntos y tan compleja organización como el de Agricultura, Industria, Comercio y Obras públicas. El Sr. Salvador, que es ingeniero, ha llegado á la Academia de Bellas Artes de San Fernando sin más recomendación que sus útilísimos trabajos de Perspectiva, y recientemente ha obtenido un importante premio en certamen reñidísimo, al que concurrían muy distinguidos militares, por un estudio técnico de la táctica moderna. Por la misma razón disfruta la gran cruz del Mérito Militar. S R D A M O S SALVADOR, MINISTRO DE AGRICULTURA, I N D U S T R I A Y COMERCIO