Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
TEATRO DE LA COMEDIA COMEDIA EN TEES ACTOS Y TJN PBÓLOGO DE LOS SEES. S. Y J. ALVAEBZ QUINTERO ACTO PRIMEKO. -ESCENA XII SOLANO (Sr. Bmbio) -José EAMÓN (Sr. Tallavi) -GONZALO TEGA (Sr. Moruno) -Boa MELCHOR (Sr. Mora) COLMILLO (Sr. Mata) -Tozo (Sr, L. Alonso) BAVTIST: A. Sr. Sepúlveda) GONZALO (á Colmillo) ¿No conoce usted otro lenguaje para hablar de una señorita fes afamados autores Sres. Alvarez Quintero h a n hecho una comedia deliciosa con un asunto sencilh sinio. A Guadalema, ciudad por ellos creada, llega el joven médico Gonzalo Vega, y apenas se establece en su pueblo natal, se procura u n a reputación excelente y legítima. No contento con sanar á sus clientes, se propone construir un asilo para los niños pobres, con objeto de procurar u n a generación robusta y útil á la patria; pero un amigo suyo de la infancia, José Ramón, médico fracasado y envidioso triunfante, le opone toda clase de obstáculos, suscitando las envidias y los odios de los ciudadanos de Guadalema contra el filántropo doctor. Este encuentra la a y u d a poderosa y el amor más poderoso aún de Gracia Latorre, la muchacha más rica y más guapa del pueblo, y el asilo se hace, y el médico y la joven se casan, no sin haíser obtenido el primero la satisfacción de que su traidor amigo se le confiese y le pida perdón, á consecuencia de haber salvado aquél con su ciencia médica á u n a hija del envidioso, que iba á morir víctima del garrotillo. De esa bellísima escena, clave de toda la obra, reproducimos á continuación de estas líneas un hermoso fragmento. L a ejecución de la obra, á la altura de la Comedia y de las operaciones quirúrgicas de Gonzalo Vega. Irreprochables la señora Pino y el Sr. Morano; admirables la señora Rodríguez y el Sr. Rubio en sus papeles episódicos, y digno de los m á s estruendosos aplausos el Sr. Tallaví en la escena que á continuación reproducimos. sido JO, yo solo, quien socavó los cimientes del edificio ACTO TEECE 80. -ESCENA VIII que ya empezaba á levantarse para gloria tuya. Removí GONZALO Y JOSÉ BAMÓN las pasioncillas ruines, las miserias, el fango, poco ó mucho, que llevamos dentro... ¿Quién no tiene una llaga de José Ramón. -Ko puedo más; tenme lástima. Desde que la que salta sangre con sólo un soplo Logré mi empeño; cayó enfermita mi Nela sostengo una batalla interior que destruí tu obra; triunfé; vencí... ilmhécili ¡Triunfo ridícume destroza. Nunca creí que resistiese tanto un cuerpo milo; victoria necia... iLa envidia no destruye nada más que serable... (A un moüimient) de Gonzalo. Óyeme; no me el cuerpo ruin que la lleva dentro... Tu fracaso... óyeme, digas nada hasta oírme. (Habla con anhelo, entre febril y Gonzalo, óyeme bien... tu fracaso me produjo una alegría avergonzado, con ansia de librarse pronto del peso que insensata, feroz... le oprime. Gonzalo, tú no sabes qué cosa es la envidia ni CoTisaZo. -Calla; no sigas. á qué extremos lleva. Corazón en que arraiga, corazón José líamón, -Déjame hablar, que cada palabra es una podrido. Tan ambiciosa es, que no quiere que ningún otro saeta que tengo clavada en el pecho, y me las voy sacando sentimiento la estorbe. A mí me los aniquiló todos, menos una á una. Tu fracaso me llenó de júbilo; era la primera vez el amor á mi hija, por ser ajeno á ella. No presumía que alen la vida qae dominaba yo, que imponía mi voluntad, que guna vez este amor pudiera convertirse en su enemigo y la vencía. Trabajo me costó no salir por las calles riend á venciera y la delatara... To he sido, yo, tu amigo, tu hercarcajadas. ¿Has visto alguna vez alegría más triste? (Con mano, quien te hizo tropezar y caer en el camino de tu ironía. Pero como en el mundo no hay dicha completa, empresa noble y grande... To he sido, sólo yo; no los culsin duda para que no la saboreara á gusto, mi Kelilla enpes á todos; no culpes á ninguno... Cúlpalos por indiferenfermó. No quieras pensar el espanto que se apoderó de mi tes, por frivolos poruñéelos, pero por enemigos no. He