Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
FLORES DE ALMENDRO RdMABA e l flOlUUpcdüKrKIirVOCOlUO iinacpju le lnzrur i) laiuWÍeiilo jior íta dol pinar, lüinJu üúri i Díletcnifln yenrndübaii Uisnulilin is lloroflflM dpi anmtipoer, (UJIIHIM liiUnna, con amlíofl b rilaos y a cara t olürni A puro resIrpijonoü t cj ngiia fria PHIJÓ ri In puprlíi dü lu gruu r h o a a lOQ b o ñores do cascrún rúntko mitad por m i t a d hfuíia de tront- OH y ilo pieílra baala. y llniíi ndo á Ui dócil hanilnda de aves doniéflül a s les r o d ó PI trigo qníi on el híelantíil Uovaba, eon b) quo t i ilitiafi, pollos, paloa y KanitoH ulzarüii u n a e s t H e d o r u i n o li ¡tuno d la nefoaidad ó i la yula qüü alegró la quiutiid mjiilnal del eamiMj y a u n ayi. idó á di- apertar á las dorniidaa brÍBaa, Y c o m o ojitoní tís bt luz d t! i rñn adlro, robnennilo la muau leyonaüto y b ú m e d a ileí boHcjuu, t a y o r n como u n velo de o r o t r a n s p a r c n t u Kobre la c a í i a í a Irampcida, J u l i a n a v ¡6 a! go nfVeo que venía movííndofce JKIT o I caminojo nrí? noso c u t a j a d o e n t r e c h u m b e r a s y píUa. ¡liosa, mi nJfla, l u c o ñ t o d e II119 ojos, Kii y veríls A Juanillo c; ir rado como n u bnrrol- ¿ué es, madre? ¿Ett níovo? ¿es Jiarina? jl icaro lan tosaf rjnfi invfnta! -Nü e s sino modio a l m e n d r o que fle traü el zan unngo d e le, vera ilel arroyo, -aaltó la tía A ñ á d e l a q u e llegulíjt ¿pioir kimbre para el fo janl de pu clio a. Jiiliauíi y RufíJi vivían fu lo suyo, en la linca quo hü- iit ducoroía la VUTIIPÜ y la orfandad pasable, Aid tíulíin su vivir riiatiio, aiyo allivcfy eoludablo s i e m p r e E n a q u e l v: üle eticajado e n Jas estrjhariotiea de la t errama, sacaban l iabrinaH del m a r lejano el ¿ahar v la flor del alnu nJu. i, niientraa que la- -ráfagas bravian onfriadui eji lo! altos ¡tüílasí- ales, m e d a n las copay lo lo p m o a pifianeroíi, ul ramaje de lar eopndan encínat y el ere ¿po follajo de Ir. m a n c h a mcntuojqa, Kra ¡i ue un brevo m u n d o en quo la pentu EIÜ ujnvia hoarigada por lap miam: jkosiones q u e en loilan partes tonoecmot: Tero la niajeyluoh a naturaley. n algo fnliUrnba. olg adormecía denti- o liel á n i m o aatu ailo flbi querer, como el airo b b r e d e aquella gran calma lau oloroaa llena ik lúa. -Me parece qne liabrá para ia candela; ¡y leTa de lujo quo o a! dijo J u a n i l l o de iCürgAridose del m e d i o a l m o n d t o llorido. -jMira que corlar un árbol en tlor... J ¿Quién lia vtsto contta Dioei seitiejaute? -Dtjalo, niailro. Xo le rifias, que yo rís lo dije; pe lo dije íiin querer. Juanillo, ¿vea qn- s hennosursi? lo iil ¿el olro día. Era qne e s t a b a n lo a l m e n d r o s poníéiidoae blíincoH, blancos como los borregos do la cría, Allá viHria yo, dormiría yo debaicj du aquella blancura, entre aquel olor q u e se mete ¡for ul Luerpo luiísfa bijj eutralijLi -laica qno tú eres. A d e n l r o nitla. y lr: pno 3 el haeba. H sabria yu lo quo quería la njñal- -dijo JuanULn, tan orgulloso y reaplan decien te como otro ¿rliol e n ílor henchido díí Kivia. ¡A 5 querido? quó tonto tíoia lüfl mnihachos! -djjo la tía Auacleta con n Ixica sin dientes, -Ksa: on vuefltraa eosaí llores del a l m e n d r o amarfio que laa saca el aol y e las lleva el fr; o. No duran, no h u e l t n laa que i nedan, id á mascarlaíJ eu otoño; fquó iiuras, qué amar aa, qu endiabladaii q u e onl- -Jiuojo con la b a eí pantajíorrioney... T. in y míeniraa d n r a n diitaul- -Un S iplíj; lo que d u r a el eamlil ent- endido en mi cliojía. -Juanillo, í a y a el hacha v p a r t e cao pronto; ¡av cótnu caen! Piírect una iJuvii espérate que laa racoja ¿pníladoa: son rntaí- -Tuyas. tí mo ea tuyo el que cortó el a l m e n d r o y lo trajo á raatrae. ¡Qué tonto!