Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
L O P E DE RUEDA De humilde batihoja ó batidor de oro, Lope de Rueda pasó á maestro de hacer comedias. Él fué quien restauró el teatro español de su tiempo, así e s c r i b i e n d o c o m o representando; y si nos atenemos á Lope de Vega, fué el i n t r o d u c t o r de las c o m e d i a s pues las comedias no eran más antiguas que Rueda según el famoso escritor. Las o b r a s m á s notables de Rueda son las comedias Eufemia, Amdina, Los engañados y Medora. Cervantes dice que vio represenLOPE DE KUEDA t a r á Lopo de Rueda cuando él era un muchacho. L o p e m u r i ó en 1567. ISIDORO MÁIQUEZ El galán de nieve según al principio le llamaban, aclamándole d e spués como á u n genio de la escena (181 V) luchó desde l o s comienzos d e su carrera con el gusto extravagant e q u e imperaba entonces. Implantó la buena tragedia con las hermosas creaciones de Racine, Shakes- ANTONIO GUZMAN A los dieciséis años aban donó el arte de la pintura se dedicó al teatro. E n 181 figuraba en la compañía de Máiquez en el Príncipe. Una noche en que á Fernando V I I le aburría la ópera que cantaban, pidió que Guzmán rep r e s e n t a s e Los dos viejos, obra que solía divertirle mucho. Guzm á n estaba con u n amigo en Alcalá, y tuvo que regresar precipitadamente. Guzmán falle. ció el 3 de Enero de 1857. CARLOS LATORRE Nació en Toro CARLOS LATORRE el 2 de Noviembre de 1799. E r a u n modelo de corrección en la escena; de educación esmeradísima y de notable mímica. Todos los teatros se le disputaban. Obtuvo señalados triunfos en Margarita de Borgoña, en Ótelo, Pelayo, El Cid, etc. E n París representó en francés Don Sebastián de Portugal y el Hamlet de Shakespeare. A su regreso á España en 1840, continuó la serie no interrumpida de triunfos. J U L I Á N ROMEA E n una de esas muchas ocasiones en que el público se ha olvidado de que tenía buenos actores en España sin ir á buscarlos al Extranjero, se entusiasmaba con el gran trágico Ernesto Rossi en el SuUiván. Romea, apesadumbrado del olvido en que le tenían, hizo también el Sullivan como lo había intei- pretado otras muchas veces y ¡sobrepujó á Rossi! La ovación fué delirante, entusiástica. Y Romea decía desprendiéndose de los que le abrazaban: -Ya lo haré mejor. ¡Si esta es la primera noche! En cierta ocasión le dijo u n a u t o r que le había l l e v a d o una obra, que era necesario ponerla con todo a p a r a t o Romea se limitó á replicarle: N i decorado ni tramoya n e c e s i t a mos. Haciéndolo yo, con c u a t r o cortin a s y cuatro t r a s t o s vendrá el público á verme. Romea era u n poeta inspiradísimo, JULIÁN ROMEA de gran cultura y de preclaro ingenio. El día 19 de Febrero de 1877 se celebró en el Español una función conmemorativa de BU nacimiento, y en ella leyeron hermosos versos Narciso Serra, José Echegaray, Eduardo de Palacio, Ooello y otros. ROBEETO DE PALACIO ISIDOKO MAIQUEZ A. NTONIO GUZMAN p e a r e Alfieri, Quintana, H u e r t a y Ayala. Se le tachó de afrancesado, y sufrió cárcel por tal sospecha. Determinó su m u e r t e acaecida en 18 de Marzo de 1820, la brutal imposición del Corregidor de Madrid al prohibirle seguir representando la tragedia de Ignacio A y a l a Numancia destruida, p o r lo mucho que excitab a e l entusiasmo público. Se n e g ó Máiquez á interpret a r una obra insípida titulada Los íres iguales, y por ello, f u é desterrado á Ciudad Real, donde se volvió loco después murió.