Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ft 3 tS soledailes vocf, i i e tiulcdadcs vengo, qae en cuanto de ellas me salgo en se. íí aida me arreiiiento. Xo e. s (lie para mudar conmigo III t; liíislcn, íiiis pensamientos, pues Jiic sobran unos días y 1116 faltan los mas de ellos; sino que tengo advertido iiue nadie me da en tal riesgo, ni calma cjiando nio sobran, ni, cuaudo me faltan, fuego. E s mi soledad amarga; mas no intentaré do imevo encontrar junto á los hombres descanso á mi sufrimiento. iSi gracejan me dan ira, si se duelen me dan tedio, y así, entre alegres ó ti istes. Jamás á gusto me encuentro. Do ¡os que ríen gozosos juzgo (jiuo insultan mi duelo; de los que sus males lloran, que lloran sin causa creo; y al comparar los que cuentan con los (jue en el alma llevo, se me ocurre que podrían por alegrías vendérmelos... Yo no sé qué pena es ésta, hosca, altiva y sin consuelo, que ni en el pecho me cabe, ui busca salir del pecho. Kn vano pasan los días; tan en vano, que ya pienso que ha llegado á ñ r m a r paces este dolor c m el tiempo. Kn vano, por distraerle, por el monte le paseo, ó, con intento de ahogarle, junto al arroyo me siento. De otros desdichados cuentan que van por valles y oteros y alivian su desventura diciéndosela á los vientos. Esto será que hay desdicluis (jue con andar duelen menos, y (jue no salió andariega ésta que me (juita el sueño. Ni en el sal n ni en el bosque ludían mis males remedio: í) ios no se lo tome en cuenta á quien es origen de ellos! Nadie acierta á consolarmemerecido me lo tengo, que á nadie pedí licencia para enamorarme ciego. EKraoiCB MENÉIfDEZ Bi