Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A realidad, imjJacable y dará, está probando en estos días de un modo tristísimo y vergonzoso para el género humano que no liay fantasía de poeta épico ni de autor trágico tan terrible y abrumadora como ella. El cantor de Cumas, de Esmirna, ó de donde fuese, concibió la lUada, y las proezas beróicas de griegos y troyanos, cantadas en versos que nadie supo igualar ni aun imitar, llenaron de admiración al mundo por los siglos de los siglos; pero no contento con haber pintado las hazañas belicosas, quiso cantar después lo que había sido de los héroes terminada la guerra, los pasos, viajes y malandanzas en que anduvieron errantes y vagabundos por países diversos hasta llegar á la suspirada patria. Y tras la lUada vino la Odisea, y después de la lucha contra los enemigos humanos, el pelear LA M U C H E D U M B R E A C L A l U N D O A L O S G E N E R A L E S B O E R A SU L L E G A D A A P A R Í S contra los elementos adF O T BRANGER- DOYÉ versos, contra el viento y el mar, contra los hechizos, encantos y poderes sobrenaturales; m a s al fin de la lucha, en la Odisea se entrevé la tranquilidad, el descanso que el héroe se ha ganado con su valor y su ingenio. La realidad, más fecunda y también m á s cruel que el poeta griego, creó recientemente y no con ruido y aparato melódico de versos, sino con estruendo de fusilería y de cañoneo, la Miada moderna, escrita con sangre de boers y de ingleses en la arena del África austral. Largo y rudo fué el combate; en él revivían Aquiles él de los pies ligeros en la persona de Dewet; Agamemnón, el preclaro jefe de las escuadras griegas, en Botha; Ayax, el esforzado y valeroso, en De la Eey. La guerra concluida, con tan tristes resultados como la de Troya, sucede á la Miada la Odisea; y allá van peregrinando, como Ulises, por las regiones más apartadas de su patria perdida los tres héroes boers, luchando con la hostilidad de los gobiernos, con la indiferencia de los hombres, con el egoísmo universal, cien veces más temible que los encantos de Circe, y que los vientos do Eolo, y que la ferocidad de los cíclopes gigantescos. Pero á estos héroes del poeraa contemporáneo no les queda como á los del griego la satisfacción ni la esperanza de volver á ser felices en su hogar, cuya independencia n i siquiera p u d i e r o n conservar comprándola con su sangre. OS Juegos florales de Zaragoza h a n constituido u n a verdadera y magnífica solemnidad, principalmente por haber tenido los organizadores de la fiesta el buen acierto de elegir por mantenedor, no á u n hombre político, sino á u n poeta como Marcos Zapata. El discurso en verso leído por el popular vate aragonés h a sido comentadísimo por toda la prensa española, reflejando el entusiasmo que en los- zaragozanos produjo. Por otra pa; i e, el escritor premiado con la flor natural no era uno de esos vates trashumantes que toman por oficio el concurrir á todos. los certámenes, sino u n poeta de veras, el Sr. Gabriel y Galán, autor del hermoso libro de versos titulado Castellanas, recientemente publicado, L V LA R E I N A D E L O S J U E G O S P L U R A L E S DE ZARAGOZA S B T A CONDESA DE MONTENEGRÓN F O T LETE D. MARCOS ZAPATA M A N T E N E D O R D E LA F I E S T A FOT, TÉLLEZ