Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
angrejo S (f NTJrDATiT mrESTK ol cangrejo CÍK mío de los sorCK iruÍM f; 4! i! leíJp; aci; uii) K do l; i creaeión; á mi juií: ¡o, iniiclio más (j! ie el m io, Í Í. ya tient! biistante con ser uiui lijada, iinitaaión del ¡Kiirdii e. l oriine los animales, aniiquc de nii modo imiierfeeto, también eimocen la íeliiádail; y si no. ridí está el u ald, (lue sin t; éu ro de duda es el animal riáis dichoso: no li- aliajai, y por lo tardo nada produce; entre manos fí nieni: ias se ve eonsfa. ntomente acariciado, y no Jiay quien! e disoiiie un sitio il hido dc la, estufa. en hi tarima del brasero. L. r. s nnijeres, sobre todo, le adoran, e. uién sabe si or lo (Ule t. iíine d (í inútil ó or ne en su ¡iereza, en su nuil a eiiio consl. a. id. e, v ni algo (pie la. s domina y sugcístiona. Tero volviendo la -is 1 a. hacia adras, ya UC del cangrejo n. os oíaniamos, no conozco naiia m. ás digno de lástima. No tiene bástanle duísgracia con andar ¡m sentido -ontrario al d í todos sus com! iñeros de creación, sino ¡no ¡ay! necesita SÍU- i ocido para, estar hermoso. Hin duda en é! pensó el ¡loeta enandio hablaba. ijel helln ¡i íílo lie la tuver r. v y. n efecto, el antiiiático colm- terroso oscuro que t. Í 3 iio en vida ste sabroso crust. áceo, s (í transforma en tono onc (nid ¡di lUi ni n- iHira, en acentuada vigorosa, nota do color. ¡Y sin (uñilargo el cangrejo, s o b r e t o d o en Ksipafía, y si viviéramo s en ios tienqios paganos, alcanzaría, ¡os lionorcs de! altrn- l jtjuifdi iliida ¡ne (d cangrejo sería, un dios do tanto jiúblico i oiiio el buey Apis entre bis egipcios, como el mismo iiájaro íiiis! VA canarejo, de quiíui deca a un famoso enci (do iédico i U (Til, un vez cohirodo, es un a. ilmira. blc símbolo de michas cosas. Anle su altar quíaruua an aromáticos perfumes orientales iodos (aiantos esp eraní con paciencia el despacho de los exiiedicntes en ios centros adiiniiistrativos; nnac. hos rn tistas que después de ganar prinurras medallas en l lxjiosicimuvs s van dii undnando en v olviito; algn. nos diestros (jue a, Ca s ceanían. los i.oi os cánidos ioy lu) piKMlíui mirarlos con t. rmiy (piib. dad ni cu adobe; indnidart do polítii os qne después d (í hnizar idíías atrevída. s tni los -r n) R do pr p aganda. da a nn eandoio en hi misma. crJ za del arlanunito; numerosos niatí- imr) iur s a. pahibrados (pKi se vuelven antes dcí llcM. ar á. la dc. aría; cmmtos foianula. n romesa. s d amor, palabras do. amigo ¡Ya lo creo opie tendría numerosos íieies la adorac. ii u! díd. dios (langrcqo; i t) -eso sin duda es nn elemento indisiiensablo en la paella, donde h. ay ríe toiSo, como en la vida, y para todos los gustos. i o eso allí no p u e d e faltar e! cangrejo. Además, es útil en bx vida; nutre siepiiera con su sustancia ei pui i pn- lUnni su nombre, y aunque ¡larezea mentira, ba. y (ui e ¡mundo muchas peisonas que tienfm mucho meims sustancia cpie síe modestísimo crustáceo. iVsí que- ini. v opu sonr eirs í ant a idea d que (d sea í! ii tildes ios! asos cd Rey de ¡a (Ireacdón. ía; is (SAÜALD i, -C 5 x.