Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EI YKLO i m a n i ü l t y ilo larL; tiempo en miiy inpiilr iH. i- oiiOfUmOHí arflP ijiip un Mtiemos ¡1 iuen pi rtenof en; íiosteneinoa ftnirliut t r a t o ÍIB i i,i La rmi tlesi ímon. Hdoíi, verdaiicras niiitsEAiIe ¡le o ojn i, laíi i alpp in fiíiD asL- onilíitr nuiííji al pahulíi. Nos cQileJiTiinjH ñ ilinrin con olíoa on íi i jjrnnilefl rimilo- en Ipatroíi y aspoq, seijiíimna pflHo A píLflo Rii villa, eiTiofl hai enne nmjür d a r ne iiifiJi, y hat prsij vieja A la rjiie i- nnoH mrts nnijer; poilríamo- j ir anulando laa r a n a s Ejup aparecen j en la qua fué aliinuLiTite calielltira; dpíJlilan d nuestro Jado, iinaíi vei ea ron Ion ntíldamicniofi de n n a ríi a etegíiciHa, ittras veceei con el traje mal Indd o de dp. pinidadn deo. a y e r á píe; hie o en civlie. La q n e vimofl snltera, se no, H renpnre e nn día rodeada de jiiixiit- t nej- iliiqíúllofl, ó i u Á t e nos pre eiit flollera la I LIU creijiiun i a i: idji. Uerilfí en iin, jiinlan nk niprtí c 3 n noPOlrOH en la pt rü rin: n: Íún do la vida y separadan pihv la liarruní ile l a e l ü j u e l a poiñaL y de o i r a pnerte, los rirbolfift ne lionlean e! camino Re eíldn -ienUo siempre sin tocnri e jamáis, líamoncito SAiidiej: qno Kam o n c h o Je llijmaljan todavíii ua í oclilnesis, antu uo ya le ii.i rlrían l l a m a r D, Ilaiimn poríJU madurp 7, tuvo unrvami a d e la claae ilp S: L 3 ínlimju desconocidas, lla uiala VÍHIO nafer al m u n d o lOi- ial fíitíndo él estinUíinte v ella mía clucnela rei- íén veMiila d e lar; o. Kr ¿i una lierriLOsacriaiurB, o- slifUii, du porte distinLinido, d e RtflndPSOjOH azule? n z o s o pelo nihio, fnccíonos de J rie a, tez limi ida, suave. ínmacnlarla. lí n tersara dü s u piel i onwlituía su principal y m á s n o t a d a l elleía. Lüstima ue medio le encubriera el velo du luí quo t nvolvia perpeCunuiemtí su rarat Acompañdliala á lo la hura su m a d r e ÍJUO lal debía d e aer a. iuella buena fiCflora, por el p a r e d d o ile laa Ct, Ur a s y la dif reücia de las edaden. Pasaban I03 inviernos, Ue aban loa verano? ÍIP iban lofi verauos, volvían los í a v i e m o s v Ea nina -ambíaba d e traje, p e r o uu camliiaba de liermoí ura ni pa- dia ile soltera. í iiínipre la misma; síempru cnn su miiiCrü; siemp r e con an velu d e i n l p r e n d l i l o d e l sombrero por la. s t a r d e s y las noches, en paseoL- ú teatros, eaíilo de la mantilla por las mafíanafj, en las ndflflf d e las Calatravas, Y asi anduvieron, iguales, monót- jnus. muL- lios otoilo y inncbas p r i m a v í r a s y la nifin eiejupre, j- icmpre i nn n m a d r e y con HU velo. A fuerza do balhirse líamoneílo y la diíP onoiñila, se m i r a r u n v á fueran de m i r a r s e entraron en gana de conocerse. No direjijos qne aquel ileseo fuera auiur. a u n q u e p u d i e r a s e r su yemilla. Por enlom ey era sólo conyemencia de r o m p e r ar i el grande lar- uJi- imu silencio, ya embarn oso. eoino el de dos persoíias qúá híiCeo janta- s a n viajo rlrcular. encontréndííc e en todas la s estaciones y erj lodaíi las ciudades, P e r o n u n c a h u b o n n a mano tereera que pnslera en contacto líiH corrieulea parsilelas de aquellas dos víJas qne iban p ¡b indone. Una casualidad- -no imt orIa cui il fuera- -trajín hi ocasión, y líanión y TerePii! e trataron. Pero todavía en piUihco, e n lúa paseos y en I03 teatroH. Aquella amif tad, aquel afei to. aquello que luego fué amor, piutcía destinado luí p e r m a n e n t e liabía naeido en la calle y lenia que vivir eu la calle, Pero aquello ¿fué amor? I.o fu ¿ú la m a n e r a qiíw lo es en el otofio i3 u laa existencias: pálido, como el sol que pe pone; fleiío, como Ta hojas que se eaen. K a n i o n y Teresa no eri n y a j ó v e n e s cuando s e amaron; habútn pastado la. juventud miriindoae- Y como anib o s h a b í a n a n d a d o eJ m i s m o camino, ú compás igual, Uan alian e n t r e si la pr ipord iii debida. Podían m i r a r s e pni o r i l l o ni humilliieión, sin e c h a r s e en cara una a r r u f a de más ni de menos. Tal para uai. Además, la oosl u m b r e de v e r s e ateuúa la vejete y deparrtiga el enlis. De modo que ellos so fceniiim tan fréseos v roíagantea como se conocieron.