Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
KxiirefnTitrf Pepo íainbíún ha e Uiilif en Ilü ist, hii vivido tinco afiíji en llomn. háiidoíJe con el irunemMii vitioili a bfUt- xa dáBíta, e taí- ki io mitií 1 A iieriiupMiT! eti? mii do los eloriítfioa mármolGS del Varirano; luitibíín Ve M! ha Jad ipaaoHgí antcsi OHen HII arU- ppropín L- FUIí liiir ai- eiias u n tnihajo, sin Irarar A nadie, ¡n e x p o n e r shi darst- d ií: irií É i. r, fibru- uriimtiilo, ntailo MÍi inprp ¡d y de tnj ihiiidez I inri 11: 1 V dcHí ontiadn. y HÍi; mpre fllfU Eiionladu por appír- irjún j it- inable. s, í in omlfanío, su l i l á n u ü I n d i a t on la furTjm. tiii en 7ii niiaado Of Uid ¡a ili? inncliotí afios, las ffriUidfvirtoriíis sin lauro ganadatí anlü la propia ronoieiu íii, lu han granjeado al ri que psira ol artisla do v n a t i ó n n o vale men 3 iiiní el t truendo dtd aj laii o: la ti llaí n propíri, V í un i- ímtflilori Im- I MI- le roinxL n. -fHiuÍHÍiiiofl IÍÍ- H c ue le l o t u p t e n d e n y casi iiinf. tino le i elobra, P e j llova al tin n u a b n a uiia Ferenn In riiie alniídjra su vida, t recoimio dÍ! ii i e la) rli ria. y e jiom rtüílando, la h ra d e iOL rarla. de poseerla al lin- 1. a e s p e m la ansia sobre toiio pnr eÜii. ¡vnr Klena rjiíe de de el í- arro de d m s a e n q u e pa ea en Iriunfn la lierra ee d i g n a eoiireirlu alputia voz con ecmrisa andga, p e r o desdeftoíít. coii: i iasivflT vuando ¿d lo habla de? u ürte. IV Desde que se annni ió en tímlos l05 periódicos ilel m u n d o la recienli Kximfk- iún di- l arín, Peiie onieiiióáanÍn arpe; ajiUciür e í ofi viiíijr n u e v o al tmbajo; adquiriú en Italia Irojioí! de niArnj d purísimo; freí- iieutó m n inaj r ¡ijiiduidad los museos, v se enIreys í cuU fiiáí TI uiüvo deliipijí a la contemplaciÚTL de W divi noa modelo Conforlado i o n aqúeí sibaritico b iñü m b (lít- (i. como dei. ía, volvió á Maiiríd, se ont errú e n s u laller, y ee dio t o n a r d o r inKinabíe á Uk. squejar c. o. cat ¡n 6 á niinlelar e n barnj aJi, una ¿Tiende obra d e í d e largo t i e u i p j arariciada, UJzHs lat í bra i3 e su vída, la que le darla el perseL uidii nofiibre. la i íuli iada trloria. Pert j a m á s le satisfacía su trab sjo; de pui s du lar ¿as boTa do fatij a, parábaíjC fliiTtí un papul líorrajeado, mirAUüo a t e n U n i e n t e y du ¡mprevw. lo rastraba en UJ ¡I j- efla os, ó prei ipitándoeP efjbre el barro frtsro ú m c l i o moilelar, domie aún oran rans la materia y la iilea 011 sus i- ontacloíí primeroH, estnijúbnlo funOBam ínle e n t r e s u s iiianofí y lo arrojaba LI íueloi d o n d e e aplaslab; f, fiifidii ndofif. e n Tna. i informe aquel enriuefio frustrado, E n t i v i a n i o i onio entuHi es estaba la Doncel en Madríil, Pei O no faltniía n u n c a u camarín del Real, donde a VGL es lograba el aj ete idn bien de liabiar i: on. ellu al uno; míniítotí T n a iiocbo en que felíznienie ciiL untró- i Klena üola y po eiila de trielÉífl ó mal humor, advirtió l e e que sii pre iíni- ia parecía conaolar ú la diva, v quü el tjbío fulgor de aniislad qiíñ eon medida d i s c r e r i í n Je (jfrería, semejaba ¡lenetrarlfl cC mo el calor de vida y devolverle fin serenidad Intidnosa. Al columbrar qne r i presencia y su encubierta ¡ifeolo tenían lal v i n u d íobrtí su adorada una aleiírla n u e v a destelló del alma y del semblante de I eyte; u n a elocuefuia no a p r e m l í d a se der atÓ de sus labios ll nenie y caudsilosa hablaba t i escultor ile BU arte, de ííoma, de PUrJ unanetios y ¡L pinirírhne t. y una aureola radiante le onVolvít f Á IOÍ OJÍ S de sn amada, u n a aureola d e Huido topacio, de Eueyo sídéret como aquellas qne veían los mistit os irradiar i le hiw n- rsonas de os bienaventurados, n o m i n a d a ella por aquel preslipio ignoto, peneTrnda pj ir aquella Inv. efuiiv sonrióle i: onio en los djas de niüifx: habIiS 1 n de de esperanzas. y -no ó qu ¿fra- -er- bechi adaa le djjo, que la pn stiza serenidail di? íniec- ta PB alteró; el bíeln de na forjada calma se fundía, u n a encendida palabni. de amor uleti ba ya entre sus labios eunndo la i- antuíite fue llamada á escena. Tipsde lejos ovó I epe depj ranorto sobre la enlniííasmada ia lluvia de ijerlas de aipieba oz eiiyaa nulas parecían exploiíiones d o t o l o r y do lu palabran d e bif- navcnturanía, prelndiof de armonías ulti- ¡iterrenaí Conio un loco llegó Iniesta á su taller polvoriento; torció e botón de la lámpara elócTríca, arrojó sobre un aillún areajc- h abrí iO, frai: v hombrero, y lanzrjndose í obre el barro h ú m e d o comenzó á m o d e l a r e n él CLIU ansíotüi fiebre la obra ¡mbelada: un but- to fcfucTiirKt, I Imc- to ile la Oonceí, el biislo opulento de la diosa, de la artít ¡ia que el piíhlii- o del Tleal aclamaba fj- c cljiij A aijuello UíinientuM,