Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
V I C E N T E P A S T O R (C H I C O D E L A BLUSA FOT CARRASCOSA AEÁ unos ocho ó nueve años, cuando aún se soltaban embolados en las novilladas de invierno, comenzó á llamar la atención de los aficionados á aquella diversión en nuestra Plaza de toros de Madrid un chiquillo desgalichado y de andares asaz poco toreros que se echaba al redondel en mangas de camisa, y con la blusa propia de su oficio de guarnecedor, empleada á guisa de capote de brega, ensayaba cuantas suertes de capa había visto ó creído ver á los maestros de tauromaquia, sin que le desanimasen los revolcones ni le hiciesen cejar en sus propósitos advertencias ó consejos. Entre el público de las novilladas se conocía al arriesgado mozalbete con el apodo de El Chico de la blusa, y habiéndose fijado en sus hechuras el aplaudido banderillero José Rogel, Valencia, procuró sacar del montón al joven diestro, que desde entonces á acá ha toreado mucho, adelantado no poco y llegado á ser un matador de toros muy serio, más sólido que elegante, más valiente que adornado. Vicente Pastor, á quien dio la alternativa en esta plaza el domingo pasado Luis Mazzantini, les parece á los buenos aficionair 3 G a s 3: sj JS 3 rc- T: jiT l H dos un torero de dura. La afición madrileña, que tenía puestos los ojos en el infortunado Dominguin, los ha vuelto á Vicente Pastor, en su deseo constante de que haya un gran torero nacido en Madrid. L os hombres científicos comienzan á preocuparse con la repetición de los fenómenos sísmicos en diferentes puntos del planeta. No han sido éstos sólo las erupciones volcánicas ocurridas en la Martinica, en Méjico, en Australia y en el Japón, sino que en toda Europa se han notado temblores de tierra. Todo el mundo conoce ya el horrendo y categórico mentís dado por la Naturaleza á los sabios que pocos días antes de ocurrir en la Martinica la catástrofe del 8 de Mayo predijeron, después de haber examinado cuidadosamente el cráter de la Montaña Pelada y sus alrededores, que no habia peligro alguno. Pasada la famosa erupción del mes de Mayo, y cuando ya los isleños de la Martinica empezaban á recobrar el sosiego, el socorro á los desamparados iba organizándose y la isla recuperando poco á poco el movimiento y la vida, una nueva y más terrible erupción ha rematado la obra destructora del volcán. Nuestros lectores recordarán que en estas mismas planas se publicaron vistas fotográficas de los restos de la primera catástrofe. Compárenlas con la que publicamos hoy después del nuevo accidente sísmico que ha causado millares de víctimas, y podrán juzgar la magnitud de la desgracia. S O L r -r- -w v- nZr LA CALLE M A Y O R DE SAN PEDRO DE LA MARTINICA DESPUÉS DE LA ULTIMA ERUPCIÓN DE M O N T E PELADO FOT. D E LA VIE ILLUSTBEEÍ