Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
áá n, iíáS VAíi -ÜtüÜSut t i c ¿S f -3 -r LEYENDA INÉDITA DE TOLEDO Por Alcántara y Visagra i penetraron los franceses, y Toledo retembló, no al trotar de los corceles, sino al insulto de ver que hollaban extrañas gentes este peñón donde asoma la raíz de nuestros laureles. Por las calles angostísimas que empinadas se revuelven con el gráfico siniestro de un enjambre de serpientes, prevenida y cautelosa iba la extranjera hueste, sintiendo extraño temor de aquel silencio de muerte. Antes hubieran querido los peligros y reveses que Zaragoza y Gerona se atrevieron á oponerles luchando como leones, palmo á palmo y frente á frente, que la frialdad de tumba, que la rigidez solemne, que el h u r a ñ o fruncimiento que Toledo les ofrece, entre recuerdos y sombras de otros siglos y otros seres, como cadáver de piedra que sobre un cerro se yergue con un río en un abismo que á sus plantas se retuerce. Nuestros soldados moraban ocultos en los cuarteles, porque lo mandó Godoy, afrenta y rey de, sus reyes; y aún así, los extranjeros sentían miedo de verse en este feroz paisaje cuya braveza previene cuál deba ser de sus hijos la tenacidad y el temple; y sufrieron el pavor que da el mar, que aunque so muestre manso, tranquilo y callado, es sepulcro abierto siempre que oculta, bajo esmeraldas, las perfidias de la muerte. II Un sargento, por dar señal de su aliento, con otros dos camaradas á calles extraviadas fué á lucir su atrevimiento. Confiado, como en pueblo conquistado rindió el cuerpo á la osadía, en tanto que el sol se hundía en tintas rojas bañado. De repente vieron cruzar velozmente una esbelta criatura mal cubierta su hermosura con u n velo transparente. I El día 26 de Abril de 1808, el general Dupont vino sobre Toledo y dividió sus fuerzas en dos columnas: una que entró por la puerta de Visagra, y otra por el puente de Alcántara. Este y algún que otro detalle de mi leyenda los he tomado do un códice de la biblioteca provincial de Toledo, escrito por un fraile agustino, bibliotecario entonces del cabildo, el cual documento es un diario de los sucesos ocurridos en esta ciudad desde la invasión de los franceses en España hasta que salió el rey de su cautiverio.