Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
por la circunstancia de ser español de nacimiento, sino por el buen recuerdo que en este país ha quedado de su virtuosa madre la ilustre y caritativa reinaVictoria, y también por el interés con que en todas partes pe siguió la atrevida excursión de nuestro regio paisano al Polo Norte, y se admiró tanta valentía y tanto entusiasmo científico cual los demostrados por él en aquel arriesgadísimo viaje. El alcalde accidental de Barcelona, otro madrileño, nuestro querido amigo D. Manuel Fabra y Ledesma, había dispuesto el recibimiento con sumo tacto, y durante los días que el príncipe italiano y los marinos que le acompañan han permanecido en la Ciudad Condal, las atenciones y los obsequios que se les han dispensado han sido para ellos y para los barceloneses agradable muestra del afecto que une á las dos naciones hermanas. El día 12 el duque de los Abruzzos, vistiendo el uniforme de la Marina italiana, visitó el Ayuntamiento, y á la invitación que se le hizo para que diese una conferencia descriptiva de sus exploraciones circumpolares, contestó excusándose amablemente por no tener á bordo los planos y datos necesarios, pero prometiendo asistir al banquete que se le ofrecía en la cumbre de Tibidabo. El domingo asistió S. A. á la EL CKUCEEO ITALIANO LIÜUIllA. DE QUE ES COMANDANTE EL DUQUE DE LOS ABRUZZOS EL D U Q U E D E L O S ABRUZZOS EN LA PLAZA DE TOROS DE BARCELONA corrida de toros celebrada en la Plaza nueva. Al entrar en su palco, el público en masa, poniéndose de pie, tributó al ilustre viajero una estruendosa y prolongada ovación, á la que procuraba corresponder el Duque saludando y sonriendo afablemente. Al levantarse para salir de la Plaza, las manifestaciones de entusiasmo se redoblaron, dándose muchos vivas á Italia y al Príncipe italiano: éste y sus acompañantes contestaban con calurosos vivas á España. Rodeado por la multitud y acompañado por el alcalde, se dirigió el augusto viajero á la montaaa de Tibidabo, donde se habla preparado un espléndido banquete. Visitó la fábrica y motores del tranvía funicular, demostrando sus conocimientos en materia de industrias eléctricas. Al elocuente discurso pronunciado, al terminarse el banquete, por el alcalde accidental de Barcelona, contestó el duque de los Abruzzos con sobrias y sentidas frases, brindando por el pueblo de Barcelona, por la prosperidad del Eey de España y de la nación española, palabras que fueron acogidas con ruidosos aplausos. La expedición ha resultado, pues, muy agradable para nuestros Iméspedes, y ha probado una vez más cuan bien sabe el pueblo de Barcelona, llegada la ocasión, interpretar los sentimientos de España.