Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pasó la tormenta. La lluvia ha cesado. De nuevo se visten los cielos de azul. El sol ya desgarra las nubes medrosas Y lan a á ios campes torrentes do luz. Por el monte van los mozos, la cuesta arriba subietitio Juesta arriba van los mozos, los mozos de las montanas, á a siegp. del helécho Allá arricr c- 1 cielo extiende 1 m a i o de azni purísimo. Allá al. t o cri la lia inra tio: ibla í i iC- lc, empapada CIl Irs J 0l 3 del OC Arnaací o Enc. o la -7 a. v a. s los arbolea los pájaTOS vuelan cantan. lAmaneee! í uena icio: el murmullo do las ag Jío de la fuent Late el corazón de gozo, orno alegre primavera es la aurora peregrina. or cielos y tierra esparce sus luces y su alcgria. II Crece el día. Las nubes encapotan el sol. Ya los mozos que siegan no entonan alegre canción. El denso nublado que se ha puesto delante del sol me envuelve en sus sombras, me infunde pavor. Los mozos do nuevo la icga prosiguen, y al aire confían su alegre canción. La Dama de Amboto se lia vuelto á sus antros. Ya pueden los hombres vivir sm temor. Sonoras campanas alegres repican. Venciendo á las nubes asoma la cruz. Kl a- is enciende sus ti émulos arcos con gotas de Uuvia, con notas de luz. Miran á. Amboto los segadores. Nube negrísima surge de allá. ¡La tenebrosa Dama de Amboto con ella surge, con ella va! Lívido rayo surca las sombras. Trueno terrible dejase oir. La misteriosa, la negra Dama, tendió su vuelo de Amboto á Oiz. Tras ella vienen duelos y llantos. Arrecia el agua... ¡y 1 vendaval! 1- Iuyen temblando los; segadores. ¡La neara Dama, por tierra y cielos, angustia y sombras drjaudo val Pasó la tormenta que espanta á. los hombres. La Dama de Amboto vencida quedó, ¡La cruz la ha vencido con fuerza invencible! ¡La fuerza que tienen la fe y el amor! CARLOS F DIBUJO DE UEGIDOR SHAW