Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
L A R E V I S T A N A V A L DE SPITHEAD UNTO á la anchurosa rada de Portsmouth, en el mismo lugar donde el año 1897 se verificó, para solemnizar el Jubileo de la difunta Keina Victoria, aquella magnifica revista naval, soberbio alarde de la fuerza marítima inglesa, presentada ante las escuadras de todos los pueblos civilizados, se b a n reunido el 16 del corriente, para celebrar la coronación de S. M. Eduardo VII, los barcos de la escuadra del Canal de la Mancha y todos los buques de guerra encargados de la defensa de las costas inglesas. La ostentosa manifestación naval puede afirmarse que se verificó en privado ó en petit comité, no asistiendo á ella m á s buques de potencias extranjeras que dos japoneses: el Asama y el Takasago; uno italiano, el Cario Alberto, y otro portugués, el Don Carlos I. E n total, figuraron en la revista 20 acorazados, 24 cruceros, 15 torpederos, 32 destroyers y 10 buques auxiliares remolcadores, formados en cinco líneas. Arboló la bandera de almirante el acorazado de primera Royál Sovereign, mandado por el. almirante Sir Charles Hotham, llevando también enseña los acorazados iifejegfóc, JSevenge, Magnijicentj Éesoliitio) i. A las once de la m a ñ a n a apareció el yate real, que conducía á SS. MM. los Reyes de Inglaterra, á SS. AA. los Príncipes de Gales y á la regia comitiva. E n otros yates se habían colocado para presenciar la revista los ministros, diputados y altos personajes políticos, y en su barco Nigesia, Mr. Chamberlain con Lord Kitchener y Lord Eoberts. La ovación tributada á los Keyes al pasar por ante los buques de guerra y los infinitos barcos particulares, yates y trasatlánticos que esperaban empavesados con b a n d e r a s multicolores y adornados con la mayor elegancia, fué magnífica y estruendosa. Todo se había preparado admirablemente. H a s t a se tuvo la precaución de no usar en las calderas más carbón que el de Gales, el cual no arroja ese humo negro y espeso que suele deslucir la brillantez y apagar los colores en tales fiestas. El día espléndido y apacible contribuyó á la hermosura de u n acto que los ingleses no olvidarán. J LOS TRES UHURKAHSB DE ORDENANZA A BORDO DEL YATE REAL EL BUQUE ALMIRANTE ROYAL SOVEREIGN ASPECTO GENERAL DE LA ESCUADRA F O T NAVY A N D A R M I