Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ALCALDES DEL VALLE DE AE COA 1 UE CUMFLIMEKI ARON AL EEY EN PAMPLONA tían temores de dar con el hueso, el magro resxilta más sabroso. Se decía que los pamplónicas son fríos, circunspectos, t í m i d o s ¡Diantre con la frialdad, la circunspección y la timidez! Con otra frase, y no de D. Valeriano, está ponderado el recibimiento que la capital de Xavarra lia lieclio al E e y Le ha recibido mejor que á Sarasate, y no haya temor de que se moleste el ilustre artista, orgvillo de la tierra que le vio nacer, porque aunque es rey del violín, no sieiite celos por los demás reyes. Pamplona se entiisiasma, se inflama, se desborda, estalla, no cabe dentro de sí por eso pide que la den- iben las murallas. El paso por las calles de la ciudad desde la catedral hasta el palacio de la Diputación es u n delii io. FA pueblo todo lo arrolla, todo lo rompe: líneas de soldados, escoltas, vallas... Verdad es (jue en su escudo figuran unas cadenas porque un rey navarro las rompió en las X avas de Tolosa. Lo único que no ha logrado romper hasta aquí son esas murallas, que son su pesadilla porque ahogan á la población; pero las romperá, ¡vaya si las romperá! Los navarros son tenaces, son primos hermanos y vecinos próximos de- Vragón. 7 Ha J 7. -El Rey visita la catedral y el recinto nuirado por la mañana. Por la tarde dirige unas maniobras m i l i t a r e s e n el campo de tiro, y á su vuelta á I amplona es nuevamente aclamado con delirante entusiasmo. ¡Qué ocasión se le presen- SAI. TENDÍ 1 DE L. A CATEDRAL DESPUIOS DEL TE DELM ta al (iobierno le conquistar con undecreto, con un golpe (le piqueta en las murallas, la voluntad de todo un pueblo; de hacerse tan popular como Harasate, sin tocar el violín; pero también, por supuesto, sin tocar, en aíTunto tan delicado, el violón! Día 18. -Ascensión á San Miguel (le líxcelsis. Nueve kilómetros de cuesta. Xo 1 ay (barretera, no hay coches 1 no hay más que caballejos serranos de inse. üuro trotar. ¡Santa María de Xarancos! ¡San Miguel de KXÍÍBIsis! ¡ICn verdad que cuesta mucho llegar hasta los santos! AN EL M. SI: MA. IESTAD E N E L CAMPO D E M A N I O B R A S D E PAMPLONA l- OTOCíj. D E ASEN