Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A ü XII. MAmíii) 2: DE A (i: STü DIO 1902 M 3 I V. iO C K L O I Í I C J L IDE XV V X A J T Í RE: OIO i lA 12. -Aviles recibe al Rey como Oviedo. Y si se m e permite la fijase, que sí debe permitírseme, y no se ofenden los ovetenses, que no se ofenderán de seguro, mejor que Oviedo, porque Aviles es m á s pequeño, no cuenta con elementos oficiales, no tiene el estímulo de ocho días de estancia real, que dan mucha población flotante y, por consiguiente, mucho dinero; sabe que la Corte va á pasar por su recinto como un meteoro, y, sin embargo, ¡cuánta grandeza, qué derroche de lujo, qué alarde de espontaneidad, qué manifestación más h e r m o s a de cariño y de buen gusto! Los arcos levantados son sencillos, pero con toda la bellejia de la sencillez. E n AVIl. l, IHim. NA IJL l. A SOCIRDAn TIIE líOTTlNGCI. UI! uno de ellos hay que admirar, tanto más que su belleza, su originalidad. Xo hemos visto en todo el viaje cosa más ingeniosa. ¡Nada! Que su autor mandó hacer el arco de ramaje; pero antes de colocar rama por rama, las sumergió en u n tonel lleno de p i n t u r a blanca, u n a disolución de albayakle, probablemente, y ahí tienen ustedes u n arco d e hojas blancas esbelto, -sencillo, pero elegante, delicado, seductor. Igual ostentación de exquisito gusto en las tribunas. E s verdad que todas ellas tienen un adorno de excepcional hermosura: las mujeres de Aviles, que ¡hay que verlas y adorarlas! Aviles, que en la expedición regia de hace dos años fué la nota nrás simpática, lo es también en ésta. P a r a ue todo sea agradable y dulce en este bendito pueblo, el liey visita u n a fábrica modelo: La Azucarera. ¡Ahí Mi compañero Asenjo, para tomar una fotografía destinada á BLANCO Y XE RO, sube á una casa frente á la iglesia, intenta abrir una ventana, y se viene abajo ventana con marco y todo. H a debido m a t a r á u n a docena de personas, porque al pie de la casa hay una multitud que forma un m a r humano. Pero la ventana cae de canto entre dos señoras, que sólo reciben un susto. ¡Si en Aviles no puede suceder n a d a malo. AVILES, GRUPO DE AI. IIEAN. OK (JUH CAN TAROX PKIWIAXAS ANTH SI; rAJESTAI,