Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
cierra el, programa de su estancia visitando la fábrica de papel del Sr. Merino, el hombre del día en León, á quien aclama el pueblo obrero. Puede que se le llame cacique ¡Oh, qué felicidad para España si en cada pueblo hubiese u n cacique que le dotase de un importante centro fabril é industrial! Día 8. -Eegreso á Oviedo. L a salida del Rey se convierte en una batalla de flores. El pueblo de León despide á S. M. arrojándole flores, y 8. M. le paga con saludos cariñosos, sonrisas y puñados de floi- es de las que recoge. El paso por Pajares es esta vez á gusto de la expedición. líl telón que todo lo tapaba en el viaje anterior se h a descorrido. Brilla el sol, que corona de oro las aterciopeladas montañas. El Bey disfruta mucho con el espectáculo. Place parar el tren diferentes veces para extasiarse ante las sorprendentes maravillas de la ííaturaleza y reproducirlas en su veráscopo de amateur. L a decoración es sublime. La tramoya admirable. Da gaEX LA P. 1 PELER. 4 L B O X E S A L O S O B R E R O S P R E S E X T 4 N Ü 0 UNA E X P O S I C I Ó N A L R E Y nas de gritar ¡el autor, el autor! Día 9. -Trubia. La fábrica de cañones del Estado ofrece al Rey emociones profundas que nunca ha experimentado. Todo es grande, monstruoso en este importante centro fabril. Colosales las máquinas, enormes- las cantidades de materias que manejan y transforman, grandes y poderosos sus productos. ío parecen sus galerías talleres para hombres, sino para cíclopes. E n una galería aparte la mano del hombre hace prodigios. Unos cuantos operarios fabrican limas de todos tamaños, desde un centímetro hasta cincuenta. Toda la labor es EL REY AL S A L I R DE (ÍI. A P A P E L E R A L E O N E S A C O M P A Ñ A D O POR EL S E Ñ O R rERINO l OT. CII- UEXTES