Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Por la tarde á Aviles. La Princesa de Asturias se embarca en él Urania con rumbo á San Sebastián. E l doctor Ledesma se cae en la escala de la banda de estribor, se agarra á u n barrote y consigue no zambullirse en el agua más que hasta la cintura. Sin embargo, oficialmente no se h a caído. ¡No! E s que, acaso sin querer y sin creer en él practica momentáneamente el sistema médico de Kneipp. Día 6. -Visita á La Felguera, donde el Eey se entrega á las masas populares y se hace simpático á la multitud, entre la cual cuentan con muchos adeptos el socialismo y todas las escuelas m o d e r n a s acabadas en ismo L a consigna entre esta gente es no aplaudir ni dar vivas; pero la consigna se rompe, porque veo aplaudir y vitorear á todo el mundo. Verán ustedes cómo todo esto se lo LEÓN. EL I. CALDE UE LA CIUDAD Y EL SEÑOR MERI O convierte en sustancia y BAJANDO Á ESPERAR Á SU MAJESTAD EN COCHE Á LA GRANDE D A U J I O K T en éxito el Gobierno, que se h a sulfurado porque dos golfos se h a n colgado de la capota del coche regio. E l espectáculo de La Felguera es hermoso. El gentío forma u n inmenso mar humano con sus flujos y reflujos. Las locomotoras corren como furias en carrera desenfrenada, lanzando silbidos aterradores. L a maquinaria de las fábricas aturde con sus estrépitos. L a pólvora estalla sin cesar. Las músicas empalman sus himnos. Los gritos llenan el espacio. Si el ENTRADA DE SU MA. IEST. D Y ALTEZA EN LEOH